Conoce los signos síntomas y complicaciones de la diverticulosis

¡Comparte con amor!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La diverticulosis se refiere a la condición médica, donde el recubrimiento interior del tracto gastrointestinal se ve invadido por la aparición de pequeñas bolsas o sacos, llamados divertículos.

Si bien estos pliegues pueden formarse en cualquier parte de los intestinos, lo más común sería verlos en el último tramo del intestino grueso, entonces, se conoce a la enfermedad como diverticulosis en el colon.

diverticulosis en el colon

Así como cada saco recibe el nombre de divertículo, y cuando aparecen varios se habla de diverticulosis, la inflamación de estas bolsitas se denomina diverticulitis. Este tema será ampliado más adelante.

Generalmente, este trastorno se presenta con mayor frecuencia en personas que alcanzan las edades de 60, 70 y 80 años. Resultando extraño observarla en individuos menores a los 40 años.

Como se ha explicado, el principal órgano afectado por esta condición médica es el colon, quien juega un papel importante dentro de todo el proceso de la digestión.

Esto último se debe a que es el encargado de absorber todos los nutrientes que provienen de los alimentos. Al mismo tiempo, también elimina las sustancias que el cuerpo no necesita.

De forma más específica, el colon cumple las funciones de extraer agua de los alimentos, absorber vitaminas, balancear la hidratación y almacenar los residuos hasta el proceso de evacuación.

sistema digestivo

Este órgano mide, aproximadamente, 150 centímetros de largo y 6,5 centímetros de diámetro. En su interior, puede conservar el contenido intestinal por hasta 16 horas.

Además, se puede dividir en cinco partes: colon ascendente, colon transverso, colon descendente, colon sigmoide y colon redundante.

Temas relacionados

Cabe resaltar que, el mal desempeño de este órgano puede afectar considerablemente la salud de una persona. Razón por la cual, resulta relevante conocer las enfermedades o trastornos que lo afligen.

Precisamente, la diverticulosis en el colon es una de ellas. Y, como siempre, la mejor opción es estar preparado ante cualquier síntoma o signo que alerte la presencia de alguna complicación en el organismo.

 ¿Cuál es la causa de la diverticulosis en el colon?

En la actualidad, aun después de varios años de estudios, los profesionales de la salud no han logrado determinar una causa exacta de la diverticulosis en el colon. Sin embargo, sí tienen una lista de posibles detonantes.

Falta de fibra

alimentos con fibra

Mayormente, una prolongada dieta baja en fibra, se cree que tiene gran responsabilidad en el origen de la diverticulosis.

Temas relacionados

La fibra alimentaria, es un componente de origen vegetal que encierra una alta cantidad de polisacáridos y lignina, volviéndose.

Además, es resistente a la hidrólisis (descomposición de sustancias orgánicas por acción del agua) que llevan a cabo las enzimas digestivas.

Básicamente, la función de la fibra dentro del intestino, consiste en permanecer pegada a las paredes del colon y absorber el agua.

De este modo, la materia fecal se torna más suave, por lo que circula con mayor facilidad a través del tracto intestinal.

Cuando una persona no consume suficiente fibra, la permeabilidad del agua se ve afectada. En consecuencia, las heces se vuelven duras, dificultando su paso por el intestino y posterior evacuación.

Este trastorno se conoce como estreñimiento. Al forzar el movimiento de las heces por el colon, las paredes de este órgano se estriñen, y este esfuerzo puede ocasionar la formación de divertículos.

😱Para leer también: Platos de comidas saludables. 

Cambio en la presión interna del colon

Existen algunas enfermedades o afecciones del colon, que pueden perturbar el peristaltismo de éste, es decir, los movimientos de contracción que realiza para permitir el avance de la materia fecal hasta el ano.

Esto trae como consecuencia, un incremento en la presión interna del colon, de modo que, con el paso del tiempo, las paredes internas del intestino se hernien o prolapsen, en sus focos más débiles, originando los divertículos.

En efecto, pacientes que han sufrido, durante ciertos periodos de tiempo, del trastorno del colon irritable, se les considera más proclive a padecer de diverticulosis en el colon.

Síntomas y signos de la diverticulosis en el colon

La diverticulosis en el colon se presenta como una enfermedad asintomática, en la mayoría de los casos. No obstante, existen ocasiones donde el paciente puede percibir diferentes síntomas relacionados con este padecimiento.

Los síntomas y signo que muestra una persona que sufre de esta condición médica son:

  • Dolor abdominal leve, mayormente ubicado hacia el lado izquierdo, en la zona del sigma. Por lo general, esta molestia se alivia después de defecar, o al expulsar los gases.
  • Calambres, entiéndase espasmos abruptos e involuntarios, de los músculos del colon, percibidos a nivel del estómago.
  • Constipación o estreñimiento. Como se explicó anteriormente, es la dificultad para expulsar las heces de forma normal.
  • En ocasiones, la diarrea puede ser uno de los síntomas de la diverticulosis en el colon.
  • Hinchazón de la zona abdominal baja, acompañada por la sensación de pesadez.
  • Pérdida del apetito.
  • Aparición de fístulas gastrointestinales, éstas son pequeño conductos o aberturas anormales que se forman en el colon tras el debilitamiento de sus paredes.
  • Acumulación de gases, también presentado en forma de distención abdominal.
  • Sangrado intestinal. Secreción de sangre de color rojo brillante, a través del recto.

¿Cómo se diagnostica la diverticulosis en el colon?

En primer lugar, el médico deberá realizar una revisión de la historia clínica del paciente, buscando algún padecimiento anterior que pueda ocasionar los síntomas actuales.

O en tal caso, para encontrar alguna respuesta dentro de los hábitos alimenticios y de evacuación del sujeto.

Tomografía computarizada

A continuación, si se sospecha de una diverticulosis en el colón, lo más probable es que el médico solicite la tomografía computarizada (TC).

Se trata de un examen de imagenología, donde los rayos X son empleados para construir imágenes transversales de la zona abdominal. Este es, generalmente, el método más rápido y confiable para la detección de esta enfermedad.

Explicado de forma sencilla, el examen consiste en acostarse sobre una mesa angosta, que se mueve gracias a un dispositivo mecánico, logrando que ésta entre en el tomógrafo.

La posición que el paciente asumirá, será acostado boca arriba, con ambos brazos extendidos por encima de su cabeza. Y deberá permanecer inmóvil, a fin de evitar la obtención de una imagen borrosa.

Una vez que la mesa se mueva hacia adentro del tomógrafo, el haz de rayos X comenzará a girar alrededor del paciente, específicamente, sobre la zona del vientre.

Por último, una computadora se encargará de tomar y guardar las imágenes del examen. Incluso, es posible construir un modelo tridimensional, si se juntan todas las imágenes capturadas.

Colonoscopia

Otro examen, que también permite diagnosticar de forma efectiva una diverticulosis en el colon, es la colonoscopia, dado que ésta concede la visualización del interior del intestino grueso.

Para llevar a cabo este procedimiento, se utiliza un aparato llamado colonoscopio, el cual consta de una sonda flexible, que lleva en uno de sus extremos, una pequeña cámara.

El examen no requiere que el paciente esté sedado. Sin embargo, es factible administrarle algún medicamento relajante.

Acto seguido, y estando vestido únicamente con una bata de hospital, el sujeto deberá tenderse sobre su costado izquierdo, manteniendo las piernas flexionadas hacia el tórax.

En ese momento, el médico procederá a introducir, de forma suave, el colonoscopio a través del ano. Llevándolo con cuidado por toda la longitud del intestino grueso.

Durante todo este procedimiento, él puede observar el interior del colon, gracias a la cámara. A medida que va retirando el colonoscopio, puede tomar fotografías del recorrido.

Enema de bario

Las radiografías del tracto gastrointestinal, se llevan a cabo con la ayuda de algunas sustancias de contraste a base de bario. La cual facilita la visualización de anomalías dentro de los intestinos.

Con una radiografía normal, probablemente no sea posible observar de forma correcta los divertículos que se ubican en el colon.

Este procedimiento implica ciertos cuidados previos. Por ejemplo, la limpieza de los intestinos, la restricción en el consumo de alimentos, durante la noche anterior al examen.

😱De interés para ti: Los mejores té digestivos y todo sobre la digestión. 

Otras evaluaciones para ampliar el diagnóstico

Por otra parte, los exámenes de sangre son de gran ayuda, a la hora de descartar alguna infección, o padecimiento más severo que pueda afectar al paciente.

Igualmente, la recolección de una muestra de heces, es el método indicado para verificar si existe sangrado intestinal.

Lo mismo ocurre con el examen digital del recto, que consiste en introducir un dedo cubierto por guante, a través del recto del paciente, para comprobar la presencia de dolor, bloqueo o sangrado.

Tratamiento para la diverticulosis en el colon

Es importante saber que, el tratamiento para la diverticulosis en el colon se orienta, únicamente, a mitigar los síntomas y evitar el surgimiento de complicaciones, puesto que los divertículos no desaparecen una vez formados.

Por consiguiente, lo primero que recomendará el médico es aumentar la ingesta de fibra vegetal en la dieta del paciente, ya sea a través del consumo de alimentos como cereales, legumbres y frutas. O, mediante suplemento de salvado y laxantes.

Esta reestructuración de la dieta, permitirá regularizar el ritmo y movimiento defecatorio, previniendo el estreñimiento; calmar o desaparecer el dolor abdominal; y reducir la distensión abdominal.

importancia del jugo de naranja en lascomidas

En cuanto a los calambres, los fármacos antiespasmódicos podrían ser la solución. Éstos se encargan de mitigar las contracciones del sigma, y también de aliviar el dolor, y reducir la presión interna del colon.

Si el padecimiento de diverticulosis en el colon aparece también con fístulas gastrointestinales, entonces, será necesario recurrir a la intervención quirúrgica para reparar los daños.

Por otro lado, en caso de presentar sangrado intestinal, es necesario visitar al médico con urgencia. Este signo de la enfermedad puede mitigarse por sí mismo en algunos pacientes.

Pero, en otros sujetos, quizás sea requerida la prescripción de algún medicamento que detenga el sangrado. Y en casos más serios, se puede llegar incluso a la cirugía.

¿Cuál es el pronóstico de la diverticulosis en el colon?

En la mayoría de los casos de diverticulosis en el colon, la evolución siempre es positiva. Teniendo en cuenta que se trata de una enfermedad asintomática, los pacientes no experimentan ningún tipo de limitación.

No obstante, cuando el individuo sí presenta síntomas y signos, un cambio en la dieta, el aumento del consumo de fibra, algunos medicamentos para tratar los espasmos y el dolor abdominal, son suficientes para garantizar una recuperación tranquila al paciente.

Realmente, las complicaciones se presentan cuando la diverticulosis se convierte en diverticulitis. Esta enfermedad sí presenta síntomas en todos los casos, y puede alterar bastante la vida del paciente, si no es tratada de forma adecuada.

¿Qué es la diverticulitis?

La diverticulitis ocurre cuando las bolsas o pliegues ubicados en el recubrimiento del colon (divertículos), se infectan e inflaman.

Se sabe que esta dolencia se debe, principalmente, a la obstrucción de los divertículos, causada por pequeños restos de materia fecal, que se quedan incrustados en el interior, ocasionando infecciones e inflamación, dado que propician la reproducción de bacterias.

Síntomas y signos de la diverticulitis

Cuando la diverticulitis se presenta, su cuadro sintomático resulta bastante similar al de la apendicitis. Aunque, en este caso, el dolor se concentra en el lado izquierdo del vientre.

A diferencia de la diverticulosis en el colon, los síntomas y signos de la diverticulitis son mucho más serios, con tendencia a empeorar con el paso de los días, si no se trata la enfermedad a tiempo.

  • Dolor agudo y persistente por varios días, generalmente, presentado del lado izquierdo del vientre, hacia la zona de la fosa iliaca.

No obstante, en algunos casos, la molestia puede emigrar hacia el lado derecho inferior del abdomen.

  • Distención del abdomen, o acumulación de gases en los intestinos.
  • Fiebre de alta a leve.
  • El paciente también puede presentar náuseas acompañadas de vómito.
  • También es común percibir sensibilidad abdominal.
  • Al igual que en la diverticulosis en el colon, el paciente puede perder el apetito, y dejar de comer.
  • Otro síntoma clásico de este tipo de afecciones, es el estreñimiento que, en ocasiones, puede cambiar a diarrea.
  • Sangrado intestinal. El paciente puede observar un sangrado menor en las heces.

Complicaciones de la diverticulitis

Una de las principales complicaciones, que puede aparecer cuando se padece de diverticulitis, es la perforación o abertura de los divertículos.

Este incidente propicia el contacto de la materia fecal con la cavidad peritoneal, arrojando como consecuencia, aún más seria, una peritonitis severa.

Fundamentalmente, la peritonitis se refiere a la inflamación e infección de la membrana serosa que reviste la cavidad abdominal y los intestinos, conocida como peritoneo.

Su principal síntoma es un dolor agudo y constante en la región abdominal.

De la misma forma, su pueden formar abscesos en los divertículos. Esto se trata de una acumulación de pus, ya sea interna o externa, en el tejido orgánico. La aparición de un absceso eleva el riesgo de la ruptura del divertículo.

😱No dejes de leer: Métodos y remedios efectivos para tratar la vejiga caída.

Consejos para cuidar la salud del colon

El colon cumple funciones sumamente importantes, dentro del organismo. Básicamente, se encarga de emplear ciertas bacterias o microorganismo, para extraer y convertir los nutrientes, de los alimentos, en energía.

En consecuencia, preocuparse por su bienestar, puede garantizar una vida más saludable, donde se mantiene el equilibro de todas las funciones del organismo.

Con esa intención, se ha recogido una serie de consejos simples que cuidan, en gran medida, de los intestinos.

Mantener una hidratación adecuada

Dicen que el agua es el líquido de la vida, y es totalmente cierto. Tomar la cantidad suficiente de agua a diario, puede traer efectos realmente positivos para la salud, y el correcto funcionamiento del organismo.

Dentro de ese orden de ideas, el colon es un órgano que, no solo se encarga de extraer agua de los alimentos, sino que también necesita mantenerse hidratado para poder trabajar a cabalidad.

Una hidratación adecuada, permite la formación de heces más suaves, las cuales pueden transitar fácilmente a través de los intestinos, los cuales se mueven con mejor ritmo gracias, igualmente, a la hidratación.

La cantidad necesaria de ingesta de agua, es de dos litros diarios. Una recomendación útil para alcanzar tal consumo, sería dividir el agua en diferentes botellas, e irlas tomando a lo largo de todo el día.

Establecer el consumo de probióticos

Luego de años de estudio, se llegó a la conclusión de que los probióticos, microorganismos vivos que se encuentran en algunos alimentos o suplementos, son altamente beneficiosos para la salud de los seres humanos.

Los probióticos que se consiguen con mayor frecuencia son las especies lactobacillus y bifidobacterium, presentes en el yogur y otros lácteos.

En lo que se refiere a la salud de los intestinos, los probióticos favorecen el equilibrio y cuidado de la flora intestinal. Además de permeabilizar las paredes del colon.

Por otro lado, estos microorganismos, hoy en día, se pueden encontrar también en suplementos o medicinas, destinadas a contribuir en la mejora de la salud intestinal.

Ejemplos de esto, son las pastillas encapsuladas, múltiples cepas de bacterias y suplementos probióticos.

Reducir el consumo de antibióticos

Básicamente, los antibióticos se dedican a inhibir o atacar los organismos vivos que afectan la salud del cuerpo.

Por consiguiente, cuando se está bajo un tratamiento de antibióticos, éstos inciden sobre ciertas bacterias que forman parte de la flora intestinal, modificando su biodiversidad, reduciendo su número y propiciando la reproducción de otras.

Aunque antes se creía que el intestino era capaz de recuperar, por sí solo, la flora intestinal, lo cierto es que algunas cepas de bacterias beneficiosas para la salud, pueden tardar años en recuperarse.

Si no es posible evitar el tratamiento por antibióticos, lo correcto es asegurarse de ingerir alimentos que cuiden de la flora intestinal, tales como yogures, bebidas lácteas fermentadas, requesón y jocoque.

Ingerir verduras y frutas frescas

Es de conocimiento general que, las frutas y verduras proporcionan una larga lista de beneficios para la salud de los seres humanos. Mayormente, se recomienda incluir, al menos, cinco porciones de estos alimentos en la dieta diaria.

Por supuesto, el colon no se queda fuera de los órganos beneficiados por el consumo de frutas y verduras. Dado que, entre las muchas vitaminas y minerales que ellas ofrecen, se encuentra también, la fibra vegetal.

Este componente natural, no solo reduce los niveles de colesterol malo en la sangre. Sino que también mejora el movimiento de las heces a lo largo de los intestinos.

Sin embargo, los profesionales de la salud, advierten que la opción más saludable para su consumo, siempre será sin freír ni cocinar, para no correr el riesgo de mitigar las cantidades de nutrientes que nos proporcionan.

Aumentar la cantidad de fibra en la dieta

Como se explicó con anterioridad, la fibra vegetal no se desintegra durante el proceso de digestión, por el contrario, se queda pegada a las paredes del colon, con el objetivo de absorber agua.

Esta actividad, permite la producción de heces más suaves que, aunado a un mejor movimiento del colon, facilita el proceso de expulsión.

Por otro lado, la fibra vegetal también deja una sensación de saciedad luego de consumirla, lo cual es positivo a la hora de evitar que una persona coma de más.

Mayormente, los médicos recomiendan consumir cerca de 30 gramos de fibra diariamente. Para ello, es fundamental conocer qué alimentos contienen mayores cantidades de esta sustancia:

  • Frutas: manzanas, peras, naranjas, fresas, cocos, frambuesas e higos. Lo mejor es comerlas sin remover la piel o cáscara.
  • Verduras: brócoli, alcachofas, espárragos, judías verdes, coles de bruselas, zanahorias, cebollas, guisantes, entre muchas otras.
  • Legumbres: lentejas, garbanzos y judías.
  • Cereales: salvado de trigo, avena, pan integral, palomitas de maíz.
  • Especias, como el orégano y la canela.
  • Frutos secos: nueces, almendras, pistachos, cacahuates.
  • La pasta integral, también tiene un alto contenido de fibra.

Reducir el estrés y la tensión

Existe una conexión, casi directa, entre el cerebro y el intestino, a través de las neuronas que cubren la pared intestinal. Éstas se dedican a enviar información a todo el cuerpo con respecto a las actividades de esto órgano.

De ahí, parte la conclusión de que el estrés puede afectar de forma negativa la funcionalidad del colon, a modo de respuesta de los químicos que el cerebro envía cuando la persona está estresada.

como afrontar el estrés

😱Leer también: ¿Cómo evitar el estrés en las personas?

Algunos consejos básicos para manejar y reducir el estrés son:

  • La meditación. Alcanzar cierto grado de relajación de la mente y del cuerpo, de forma simultánea, trae excelentes beneficios a todo el organismo.
  • El ejercicio. Mantener el cuerpo activo, a través de la actividad física, es una gran medida para liberar el estrés.
  • La risa. Al reír, dentro del cuerpo se liberan endorfinas, las cuales reducen la cantidad de cortisol, la hormona del estrés.

 

Temas relacionados
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.