La sábila || Los mejores Beneficios y Propiedades de la sábila 🌿

¡Comparte con amor!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El áloe o sábila como se le conoce en gran parte de América Latina y las regiones centrales, tiene en sí misma una larga historia, legendaria, mítica y milenaria. Desde pasajes bíblicos que le hacen mención hasta nóvelas de aventuras, entre otros escritos, esta planta ha sido venerada por sus propiedades y su belleza.

Y sí, es conocida por su misteriosa belleza, una elegancia natural, y nada más que por las múltiples propiedades medicinales que posee, debido a esta última característica se le conoció y se le atribuyó el rango de deidad en las antiguas civilizaciones.

Tanto en el antiguo Egipto, a la cual se le atribuía a su “sangre” la propiedad de otorgar la belleza, la salud y la eternidad; formando parte de los distintos rituales de embalsamar a los antiguos emperadores o faraones, para que pudieran alcanzar el otro mundo.

la sabila

En la antigua China, se le da a las espinas un rasgo de garra o uñas sagradas de los Dioses. En el nuevo mundo los nativos la consideraban una planta dios, en conjunto con las otras 16 plantas que se consideraban igual. En África se le denominaba “lirio del desierto” y para los rusos “elixir de larga vida”.

Esta planta considerada como mítica, tiene infinidades de propiedades que ayudan a la salud y es ampliamente investigada por expertos en la materia, des hace algunos siglos ha acompañado a la humanidad en su travesía universal, al igual que otras plantas nutritivas y con características medicinales.

En distintas latitudes del mundo, como en EEUU, Japón, Rusia y China, la sábila tiene muchos seguidores entusiastas, que la han investigado y han revelado muchas nuevas propiedades propias de esta planta.

Sin embargo en Francia, siendo uno de los primeros en revelar las propiedades del aloe para el mundo con carácter científico, en la actualidad por normativas científicas de la nación se pide que sea tratado el tema sin rigor de la ciencia y estudio serio.

A continuación se hará un estudio completo de esta planta y las propiedades que posee en el organismo, asimismo algunas de las recomendaciones para ser ingerida y utilizada como un ingrediente de aprovechamiento médico.

Contenidos

Aloe Vera una planta curativa

La sábila o el aloe vera, según los registros y descripciones de Linneo, asimismo el aloe barbadensis introducido por Miller, el aloe vulgaris de Lamarck, son todos nombres distintos para una misma y única planta. En la actualidad, sin embargo se han declinado por el uso de aloe barbadensis para el áloe medicinal.

A efectos de lo que se describirá a continuación se utilizará el aloe vera, como la sábila común. Sin embargo cabe aclarar que las descripciones y denominación del “aloe vera” para Miller distan mucho de la planta que describió Linneo y de la cual no se conoce las distintas propiedades medicinales que posee la anterior.

Temas relacionados

Reseña botánica del Aloe Vera

aloe vera

A continuación se toma como referencia “el manual de plantas comunes de Venezuela” de Ludwig Schnee, para describir lo que es la sábila o el aloe vera de Linneo y el aloe barbadensis de Miller, de forma sintetizada:

  • Nombre científico: Aloe vera L.
  • Familia: Liliaceae.
  • Planta acaule o casi acaule, estolonífera.
  • Hojas en rosetas, suculentas, gruesas, angosto – lanceoladas, 30 – 60 cm de largo, en el margen provistas de dientes agudos y espinuliformes.
  • Flores amarillas, unos 2,5 cm de largo, agrupadas en racimos sobre un pedúnculo erguido de más o menos un metro de alto.
  • Planta mediterránea.
  • Se ubica en jardines, a veces escapada y más o menos naturalizada en regiones áridas. De características medicinales.

A forma de enriquecer la descripción, esta planta puede llegar a alcanzar una altura media que se sitúa entre los 60 y 90 cm. De hojas que se reconocen por su adorno de púas alrededor de las mismas, con una base ancha de unos 6 a 10 cm.

Las hojas suculentas se recubren con una cutícula. Dicha cutícula o capa protectora, consta de varias estomas que permiten la filtración de aire y agua. Bajo esta membrana se encuentra ubicada una dermis celulósica que alberga los cristales de oxalato de calcio, y células pericíclicas amarillentas, laxantes.

Después que se ha eliminado o traspasado toda la protección superficial se encuentra el parénquima o los cristales o geles de la sábila, que es lo más apreciado de la planta ya que de esta composición celular se encuentran todas las sustancias medicinales de esta.

Temas relacionados

La calidad de los geles internos de la sábila dependerá de las condiciones del medio, como el suelo y el entorno climático para su desarrollo.

Una planta fuera de lo común

Los investigadores de esta planta datan que el áloe o sábila es una planta fanerógama es decir que posee flores, del grupo de las angiospermas, perteneciente a las especies de las plantas suculentas o crasas de las cuales resultan ser del grupo o se asemejan mucho a las cactáceas.

Las flores del áloe se encuentran repartidas en una o varias astas, con formas tubulares que asemejan a una trompeta de colores intensos que van desde el blanco verdoso al rojo, incluyéndose el amarillo y el naranja.

Las hojas suculentas crecen en forma de rosetas espiraladas alrededor del tallo. Esta planta posee un mucílago de un espeso que también posee parénquimas, a forma de una tejido celular esponjoso capaz de almacenar el agua que se filtra por a raíces y la parte exterior de las hojas.

Por medio del metabolismo que sucede en el interior de la planta, el agua que es absorbida es capaz de transformarse en cristales translucidos de amargo sabor y muy valorado por sus propiedades medicinales.

La forma de propagación y reproducción de esta planta se puede realizar por medio de semillas, que pueden ser trasladadas por insectos o pájaros por polinización natural, o por nuevos brotes (o hijos) que nacen alrededor de la planta, desde su base.

sabila planta fuera de lo comun

Esta planta resulta tener propiedades resilientes muy eficaces, es decir que puede someterse a estrés o regímenes intensos de falta de agua o cortes y daños a sus hojas suculentas y sin embargo vuelve a su estado normal. Cabe destacar que esta planta se ve favorecida ante climas tropicales o secos.

Una planta con alta resistencia

Múltiples experimentos se han realizado y sin ser necesario el rigor científico, se observa que esta planta tiene un alto poder para reponerse y regenerarse sin que las cualidades medicinales se vean comprometidas, para comprobarlo solo basta cortar la planta y en cuestión de minutos se regenerará.

Donde se realizó el corte, en este caso si es en una de sus hojas, iniciará un revestimiento que viene dado por las sustancias propias de la sábila, es decir del rezumo de esta y que se encarga de cicatrizar la herida de forma natural. Lo mismo sucederá si se somete a bajas temperaturas.

Esta planta de áloe tiene tan buenas capacidades a resistir a condiciones adversas que puede arrancarse de raíz y dejarse en condiciones de calor por algunos días y no perderá su vigor natural ni las propiedades que esta posee.

Concepto de la sábila

A manera de complemento de lo que se está describiendo sobre el áloe, es importante reseñar su etimología y su procedencia, además de hacer una revisión histórica de lo que ha sido esta especie y su interacción con las comunidades y sus usos culturales.

En principio, su nombre proviene del griego “aloê”; en árabe se le denomina “alloeh”, en chino “aloe-hei”. Esta planta no debe confundirse con el agave, aunque se asemeje en la apariencia tiene características diferentes en su totalidad, además que botánicamente son distintas, inclusive de familias.

Según información reciente existen cerca de 350 especies de sábilas registradas alrededor del mundo, y estos descubrimientos se renuevan anualmente, desde los pequeños aloes sin tallos, midiendo algunos centímetros, hasta los arborescentes, que pueden llegar a medir metros.

Es importante aclarar que no todas las especies de aloe son medicinales, los que mayormente destacan por ser medicinales son:

  • Aloe vera (Sábila común)
  • Aloe succotrina (Isla de Socotra)
  • Aloe africana (Áloe del cabo)
  • Aloe saponaria
  • Aloe sinensis
  • Aloe arborescens
  • Áloe del Natal
  • Aloe ferox (de púas aceradas)

Distribución geográfica de la sábila

la sabila en el mundo

La sábila o áloe como se ha venido mencionando, es una planta que se encuentra en estado natural en la mayoría de regiones tropicales o sub-tropicales, sus cultivares se extienden a lo largo de todo el ecuador, llegando a alcanzar las latitudes de ambos hemisferios.

En áfrica se puede encuentra en el centro del continente, y muy bien distribuido en la región del sur de este territorio.

Aunque se desconoce el lugar donde se originó la propagación y domesticación de esta planta, registros científicos indican que es en el cabo parte de la península arábiga. Para luego extenderse hasta la actualidad a la ubicación de canarias y luego en las regiones americanas como en el centro y las cordilleras.

El aloe ferox y aloe saponaria se encuentra distribuido y cultivado en Japón ya que son muy apreciados por estos. El aloe arborescens es uno de los más ampliamente estudiados por chinos y rusos. El aloe excelsa es una planta típica en Zimbabue, siendo este el más grande de la familia.

Es importante señalar que de todas estas plantas homologas, es el áloe vera (sábila común) o aloe barbadensis, los que se utilizan en gran medida para el uso médico y cosmético frecuente.

Reseña histórica de la Sábila

Desde la antigüedad las virtudes curativas de la sábila, eran populares y conocidas por todos, estos registros históricos quedaron para un trascender legendario y significativo en la sociedad, que hicieron de esta planta una panacea del momento.

En la cultura occidental, desde la época del rey Akkad, se encontró registro en los sumerios, de las propiedades casi milagrosas del áloe, en su uso terapéutico para la trata de enfermedades, esto quedó fijado en tablillas de arcilla.

También el áloe quedó retratado en las vasijas de los antiguos egipcios de la época arcaica. Y es en el famoso registro de Ebers o “Libro egipcio de los remedios” en donde se describe el uso de la sábila como un fitotratante, que data desde el siglo XV a. C.

Posiblemente en la historia extraviada de los textos, ya era considerado un ingrediente medicinal, el áloe o la sábila, para civilizaciones que lo describieron en sus tantos registros, dichos registros se remontan quizá al tercer milenio previo a la era común.

En la cultura hindú el áloe también formó parte de su cultura y fue representado como una de las mejores plantas secretas del Atharvaveda, y se le reconocía con el seudónimo del “curandero silencioso”. También el áloe aparece en la biblia, en el libro de números, cantares y en el Evangelio de Juan.

En los episodios que datan de la persecución romana contra los judíos, los romanos obligaban a los cristianos a quemar el incienso oficial a sus dioses, que era un extracto de la madera del aloe, mientras que los cristianos para abstenerse utilizaban el “incienso sagrado” que era del áloe bíblico, mirra y benjuí.

El antiguo Egipto

la sabila en egipto

Para los egipcios de la antigüedad el áloe era planta que se veneraba por las propiedades de conservar la belleza natural y el esplendor en las mujeres. Para los faraones se consideraba que era un elixir de larga vida, y debía mantenerse en los rituales funerarios de los mismos.

El áloe en esta cultura también se veneraba como un símbolo del renacimiento o la resurrección, era plantado en los alrededores de las pirámides y a lo largo de los caminos que llevaban al Valle de los Reyes, esta planta según su mitificación acompañaba a Faraón en su travesía al más allá, con el fin de cuidarlo en el viaje.

Al culminar el viaje luego de su muerte, era una señal propia de la planta que estaba en el sitio velatorio que si florecía, es porque ya había alcanzado la orilla del paraíso. Además de este importante ritual la mezcla de los cristales se utilizaba para embalsamar al cuerpo, culto también reproducido por los judíos.

Según los registros históricos se cuenta que para la época la belleza y el brillo de los ojos de Cleopatra provenía de las gotas que utilizaba que eran un extracto a base de áloe, lo que señala que también era utilizado como un ingrediente cosmético. Así la piel de Nefertitis era consecuencia de sus baños de leche y áloe.

Griegos y Romanos

sabila en roma

Para los antiguos Griegos el áloe era el símbolo de la belleza, la fortuna y la buena salud. Hipócrates es sus tratados hace la descripción de las propiedades medicinales de esta planta, dándole a esta la propiedad para el crecimiento del cabello, la cura de los tumores, el alivio de la disentería y los dolores de estómago.

Ya para el año 330 a.C., Alejandro Magno quien fuera herido en Gaza (actualmente Palestina), por una flecha, fue espectador de la descomposición e infección de la carne mientras avanzaba en su conquista por las vías egipcias y en el desierto Libio.

Para darle continuidad a esta historia un sacerdote proclamado hijo de Zeus, enviado por Aristóteles, el mentor de Alejandro Magno; lo untó con aceite y un extracto hecho a base del áloe proveniente de la isla de Socotra que le curó la herida. Y por estimulo de esto emprendió un viaje a esta isla para su conquista.

Según los antiguos referían propiedades al jugo de áloe proclamando que la ingesta de esta por sus guerreros los hacía invulnerables a los ataques. El trato de esta planta para los orientales fue diferente ya que le atribuían poderes de sabiduría e inmortalidad.

Ya a lo largo de las guerras púnicas fue donde los romanos la descubrieron y quedaron atónitos de sus propiedades, y las virtudes propias de esta planta la cual se consumía en grandes cantidades para sanar las heridas de sus guerreros y muchos prisioneros también la consumían para curarse.

En lo que fue el siglo I de la era común, es de notar los registros que llevaría Celsius, uno de los precursores de la medicina para los romanos, alabando los atributos del áloe y destacando entre sus muchas virtudes las propiedades de hacer coagular la sangre en las heridas y su poder cicatrizante.

Además destaco entre estas propiedades el poder de curación de las hemorroides, y de la extracción de la pulpa fresca del áloe para retener la caída del cabello y las oftalmias.

África y Oriente

sabila en oriente

En la península arábica, lo beduinos la llamaban “El lirio del desierto”, desde su antigüedad. Las familias de estos territorios la utilizaban para la decoración de sus hogares y a la vez cumplían con la función de ser útiles en contra de las epidemias o escasez, siendo las comunidades de Parsis y Escitas quienes la consumían.

Como se mencionó es en la isla de Socotra, en el océano Índico, donde se encontraron y se explotaron diversas plantaciones de esta planta, desde allí se exportaron a diversas regiones pasando por India, Malasia, el Tíbet, hasta llegar a China.

Asimismo como fue reconocido el cáñamo como una de las plantas medicinales y que otorgaban poderes de la misma manera se le dieron estas virtudes a lo que fue la sábila, para la secta de los ismaelitas, se utilizaba uno de los extractos de sábila para conferirle poderes a sus sectas y asesinos de la época.

Este por estas culturas del norte de Persia se consideraba un elixir y antídoto que otorgaba una larga vida para quien lo consumiera. Incluso hasta en la actualidad se es venerado el áloe y forma parte de algunos rituales fúnebres, teniendo en mente la concepción de la larga vida y la eternidad en las zonas del oriente.

La sábila en América

sabila en america

Luego de la influencia que tuvo y el reconocimiento por distintos autores de la época, posterior a la época de las cruzadas que por influencia de los musulmanes llegó a ser considerada por los occidentales como una planta medicinal.

Ya en América, específicamente en la era precolombina, los mayas utilizaban esta planta y sus cristales para ser utilizados como lo haría Cleopatra en Egipto para hacer resaltar su belleza y destacar sus bondades cosméticas.

El consumo de esta planta muchas veces se confundía con el consumo del agave sobre todo en las zonas del centro norte del continente. Las hojas cocidas se consumían para la desintoxicación del cuerpo, las hemorragias y su extracto amargo y fermentado tenía la propiedad de calmar los dolores de vientre.

Según las historias mayas revelaban que si el jugo fermentado del agave, el popular “pulque”, vuelve a los cuerdos locos, el jugo del áloe o vino de este servía para curar la locura. Por último los Jíbaros, nahuas y otras civilizaciones la veneraban como una planta del cielo todo esto gracias a sus propiedades.

La sábila y la ciencia actual

Aún en las comunidades y regiones donde se permite la investigación desde el punto de vista herbolario, y la medicina aún se lo permite, el áloe o sábila es una planta que ha tenido su puesto dentro de las primeras en ser una hierba curativa y que favorece las condiciones normales del cuerpo.

Las tradiciones más arraigadas le atribuyen el poder de la protección, tanto así que los musulmanes la guindan en sus dinteles para dar conocimiento público de su viaje a la Meca, para así recibir en buen término al profeta que va a visitarlos.

Son innumerables las propiedades históricas que se le atribuyen a esta planta, tanto que para los africánders y los zulús, es la sábila o el áloe la planta que todo lo cura. Desde 1969, se ha venido estudiando su poder como ungüento para las quemaduras y las manchas en la piel.

Y según trabajos que permanecieron en secreto durante la época soviética, donde destacó el científico Israël Brekman al estudiar la eficacia que tenía los componentes del áloe sobre los efectos de la irradiación atómica; proponiendo un concepto de “adaptógeno” para explicar su efecto regulador en el organismo.

La reputación del áloe le precede en el campo de la curación médica como un fitotratante por excelencia, aunque han sido muchas las imposiciones científicas y las especulaciones sobre esta hierba medicinal, los científicos han corroborado que las leyendas de la sábila se convierten en realidad.

¿Qué cura la sábila?

Existen innumerables testimonios que revelan el uso de la sábila (aloe), en el organismo, bien sea, para la cura de alguna enfermedad o de un tratamiento externo. Pero ¿Qué compone a esta panacea de la medicina herbácea? En el siguiente apartado se tratará de responder a esta pregunta.

Primera investigaciones de rigor científico

sabila y la ciencia

En 1851, Smith y Stenhouse identificaron por vez primera, que la composición del aloe se debía en su mayoría a un componente, que denominaron aloína. Para que luego en 1912, Johnstone, lo popularizó en todo EEUU, al quedar maravillado de las propiedades de la planta al tratar satisfactoriamente con quemaduras.

A su vez luego de la popularidad adquirida y su comercialización por el territorio americano, como un ungüento. Ya para los años 30 había quedado demostradas su eficacia en tratamiento de otras afecciones, destacándose por encima del áloe vera, el áloe barbadensis, que se utilizaba a su vez para tratar efectos radioactivos

Para la fecha de 1938, los investigadores Chopia y Gosh señalaron los principales elementos que jugaban en la composición de la planta, entre estos el principal de ellos, la aloína, luego estaban presentes, la emodina, el ácido quisofánico, la goma de resina y hullas de aceite volátil y no volátil.

La eficacia de la sábila ante el dolor y la reconstrucción de tejidos

En las últimas investigaciones que se ha realizado en torno a la sábila, sobre las propiedades de la hierba ante las afecciones corporales, destacando su uso externo. Son muchos los avances que se tienen con respecto a las publicaciones de la misma.

Para lo que fue el año 1984 el investigador Iván E. Danhof, haciendo sus estudios en la Universidad de Texas, encontró que la parénquima o gel del aloe (Cristales de sábila), aplicados en la piel deteriorada aceleraba en 8 veces la producción de los fibroblastos humanos.

Los fibroblastos son células que cumplen con la función de producir el colágeno en la piel de los humanos y los animales, confiriéndole el mantenimiento de la elasticidad y la estructura de los tejidos conectivos de la piel. Asimismo, el colágeno representa el principal sostén proteico de la piel.

Para Danhof, la cantidad de polisacáridos que se encuentran en la composición del aloe le permiten una fácil reorganización de las células en la delgada capa protectora que se ofrece en la córnea de la epidermis.

Además de esto ha quedado demostrado la capacidad de penetración del gel del aloe por encima inclusive de la misma agua sobre la piel.

Este primer estudio que se muestra, comprueba la efectividad que tiene el aloe o sábila frente al tratamiento de tejidos en el cuerpo humano y a su vez segrega elementos rehidratantes analgésicos que alivian con eficacia el dolor frente al deterioro de la piel.

Descubrimientos de composición en el áloe

composición del aloe vera

Uno de los estudios que a finales del siglo  XX marcaron un antes y un después para lo que significó la concepción de la sábila en el mundo de la medicina tratada por hierbas, fue un gran descubrimiento por el japonés Fujita, este reveló la existencia de un enzima denominada bradikinasa.

La enzima bradikinasa, es la responsable de curar el dolor en la piel, de la misma manera tiene propiedades calmantes y es responsable de la cicatrización.

Se creía que era en especial la composición de solamente ácido salicílico, pero en combinación con esta enzima se deja en evidencia un efecto casi inmediato y se reveló la responsable de dicha propiedad que favorece en el tratado de quemaduras y golpes de rigor externo en el ser humano.

Este estudio fue respaldado en 1985, por el Doctor Bill Mc Analley, este intentaba aislar un polisacárido del aloe vera, dentro de la combinación de componentes en el que subsistía la enzima, también se encontró el carrisyn y el acemannan, este último descubierto al mismo tiempo por unos investigadores canadienses.

Lo interesante y que fue un estudio revelador que dejaba en evidencia las propiedades curativas de la sábila, era que estos polisacáridos en acción con las enzimas que estaban dentro del áloe reforzaban el sistema inmune a los pacientes de sida y actuaba como un freno a las progresión del virus del VIH.

Propiedades medicinales de la sábila

Cabe destacar que cuando se habla de propiedades medicinales de cada planta, y aún más para los países desarrollados, debe existir una verificación de los componentes activos de la misma, es decir una planta es reconocida como medicinal si se conoce a detalle su composición y hay verificación de su función.

Es por esto, que el áloe ha destacado en ser una planta medicinal, desde hace siglos en la antigüedad, y que ha sido respaldada por estudios científicos en las ramas de la medicina herbolaria, pero aún existen controversias en la ciencia, ya que no ha sido pasada por el filtro de un protocolo experimental.

Aunque son innumerables las propiedades medicinales de la sábila, a veces resulta ser de fuerte oposición que se comprueben de forma fidedigna y por aquellos que respaldan el negocio de los farmacéuticos las propiedades de la sábila.

Ya que una planta que se pueda cultivar casi en todo terreno y con facilidad y con mucha funcionalidad en el organismo, es una fuerte competencia a la industria de los fármacos.

El compuesto primario encontrado en la “savia” o líquido colorado que se encuentra al cortar las hojas de la sábila, es rico en Aloína, este sirve como colagoga, como acelerador de las funciones estomacales, laxantes y purgantes al mismo tiempo.

Para los antiguos esta savia o sangre del áloe, era muy difícil de ser diferenciada de lo que realmente estaba dentro de la sábila, que era el mucílago o gel del áloe, siendo este encontrado en el corazón de la hoja del áloe. Este gel con propiedades astringentes, sirve como:

  • Bactericida
  • Béquico
  • Cicatrizante
  • Fungicida
  • Antiinflamatorio
  • Hemostático
  • Virulicida
  • Suprime las picaduras

También cuenta con la capacidad de anestesiar los tejidos que han sido víctimas de alguna lesión severa. Combate de forma activa la fiebre en el organismo, favorece a la dilatación de los vasos capilares, clarifica la sangre y ayuda a combatir el estreñimiento.

El gel de sábila y su efecto en la piel

propiedades medicinales de la sabila

En el área de la cosmetología la sábila se ha consagrado como una planta cuya titularidad es indiscutible por muchos expertos en el área. En si misma el gel de la sábila ayuda a revitalizar los tejidos de la piel, ayuda a digerir las células muertas, con su efecto rehidratante, penetrando a profundidad la dermis.

El áloe es altamente apreciado por la facultad que posee de acelerar la regeneración celular postoperatoria. Es decir que la digestión como la aplicación de los geles externamente favorece a regenerar las células que constituyen la piel, para volver a lucir una piel radiante.

Un alimento energético

sabila com alimento energético

La diversa y enriquecida composición del áloe la hace una hierba muy nutritiva que algunos expertos y defensores de la misma, le otorgan propiedades energéticas, y esto se debe a la composición vitamínica que posee.

Además la composición interna de sábila tiene un alto contenido de aminoácidos, es rica en enzimas y sales minerales que es similar a un alimento energético de alta calidad.

El consumo en polvo del extracto de sábila en combinación con líquidos solventes le confiere la propiedad de ser una bebida de fácil digestión y que ayuda a mantener la composición energética necesaria y suficiente para el cuerpo cuando este se somete a regímenes intensos de estrés.

Estudios comprobados en contra del cáncer y el SIDA

sabila para el cancer y el sida

Aunque son muchas las propiedades que se añaden a la lista de curaciones realizadas o efectos que influyen en la salud por parte de sábila en el cuerpo humano. Se le han añadido otras varias.

Dentro de las propiedades que tiene la sábila se han hecho estudios de sus compuestos sobre tejidos infectados con HIV teniendo como resultado una retención en el avance del virus, esto además del aumento de beneficios al sistema inmunológico que le confiere un buen tratamiento al paciente.

Además de esto se ha comprobado su efectiva en contra de la aparición de células malignas, esto reforzado por las propiedades antioxidantes propias que contiene el gel del áloe. Así como el aporte en la reconstitución de células en los tejidos afectados.

Composición de la sábila y las propiedades curativas que poseen:

A continuación se realizará una lista detallada de los compuestos que componen a las hojas de la sábila, describiendo sus efectos funcionales en el organismo:

Ligninas, saponinas y antraquinonas:

  • Aloína: De efecto catártico y emético.
  • Barbaloína: Funciona como un antibiótico y un catártico.
  • Isobarbaloína: De función analgésica y antibiótico.
  • Antranol
  • Antraceno
  • Ácido aloético: Tiene función antibiótica.
  • Emodina de áloe: Bactericida y laxante.
  • Ácido cinámico: Funciona como detergente, germicida y un potente fungicida.
  • Ester de ácido cinámico: Funciona como un calmante.
  • Aceite estéreo: analgésico y anestésico.
  • Ácido crisofánico: Ayuda a combatir los hongos cutáneos (Efecto fungicida).
  • Aloe ulcino: Inhibe las secreciones gástricas por reacción con la histamina.
  • Resestanol

Vitaminas presentes en el áloe:

  • Vitamina A: Caroteno, favorece la visión, y mejora las condiciones de la piel.
  • Vitamina B1: Tiamina, cumple la función y es imprescindible para el crecimiento de los tejidos y ayuda con la producción de la energía.
  • Vitamina B2: Riboflavina y niacina, ayuda con la formación de la sangre en el organismo, tiene similitud con la vitamina B6.
  • Niacinamida: Ayuda a regular las funciones del metabolismo.
  • Vitamina B6: Priridoxina, cumple la función descrita por la vitamina B2.
  • Vitamina b9: Ácido fólico, vitamina que también contribuye con la formación de la sangre.
  • Vitamina B12: Cianocobalamina, esta vitamina tiene la función de factor energético, contribuye en la nutrición del organismo.
  • Vitamina C: Ácido ascórbico, asociado con la vitamina E, ayuda a combatir las infecciones, favorece la cicatrización y ayuda a esclarecer y mantener la salud en la piel.
  • Vitamina E: Tocoferol, similar a las características descritas con la vitamina C, ayuda a mantener una piel sana y tiene efecto antioxidante.
  • Colina: Es una vitamina del complejo B, esta ayuda a favorecer el metabolismo celular.

Composición de minerales en el áloe:

composición del aloe

La sábila es una hierba rica en minerales, todos los que contiene resultan ser esenciales para el cuerpo humano, actualmente se han registrado 20 en su composición, los cuales se presentan a continuación:

  • Calcio: permite el crecimiento y desarrollo de los huesos, además de asociarse con el fosforo para su mejor aprovechamiento.
  • Fósforo: Unido con el calcio, también ayuda en las funciones básicas para el desarrollo óseo en el organismo.
  • Potasio: Se encuentra en formato de sorbato de potasio.
  • Hierro: Ayuda a la fijación de oxígeno en la sangre, además de la producción de hemoglobina.
  • Cloro
  • Sodio: Regula la presión arterial, además de aumentar el volumen de la sangre y aporta energía al organismo.
  • Manganeso: Ayuda al buen funcionamiento del tejido muscular, además de aportar beneficios al sistema nervioso central, es un mineral que se asocia con el magnesio para cumplir con las funciones en el organismo.
  • Magnesio: Al igual que el mineral descrito anteriormente, se encarga de las funciones propias de los tejidos musculares.
  • Cobre: Este mineral, interviene de manera muy positiva en el desarrollo de los glóbulos rojos, en la actividad enzimática y otras funciones necesarias para el cuerpo humano.
  • Cromo: Interviene en la actividad enzimática y el metabolismo de los ácidos grasos.
  • Zinc: Cumple la función de estimulante para las proteínas y ayuda en la cicatrización del cuerpo cuando este ha sufrido heridas, además de que interviene en la restauración de tejido muscular.

Azúcares, polisacáridos y monosacáridos en la sábila:

Están presentes en la sábila, los azucares que se muestran a continuación, con la función de suministra la energía necesaria en el metabolismo celular y para funciones vitales en las que esto son necesarios.

Entre este grupo de nutrientes de la sábila encontramos:

  • Celulosa
  • Glucosa
  • Manosa
  • Aldonentosa
  • Ácido urónico
  • Lipasa
  • Aliinasa
  • L-ramnosa
  • Carrisyn: Uno de los descubrimientos, más recientes en la composición del áloe, y es uno de los que mayor expectativa ha generado, ya que según estudios, tiende a reforzar el sistema inmunológico central en enfermos de cáncer y de sida.

Composición de aminoácidos esenciales y secundarios en el áloe:

composición del aloe

Los aminoácidos cumplen una función en la restauración del tejido muscular, actúan en la reacción de la hidrolisis como agentes catalizadores, ayudan en la regulación del equilibrio químico dentro de las funciones del cuerpo y además aportan energía al organismo.

Se consideran aminoácidos esenciales aquello que el organismo no puede sintetizar, de un total de 22 aminoácidos que contiene el cuerpo humano, 8 se consideran esenciales y 11 sintetiza a partir de estos 8. La sábila contiene 7 de los 8 aminoácidos esenciales en distintas proporciones, estos son:

  • Isoleucina
  • Leucina
  • Lisina
  • Metionina
  • Fenilalanina
  • Teonina
  • Valina

Otros aminoácidos que aporta de forma directa la sábila, pero se consideran que son secundarios para el organismo son:

  • Ácido aspártico
  • Ácido glutámico
  • Alanina
  • Arginina
  • ½ Cistina
  • Glicina
  • Histidina
  • Hidroxiprolina
  • Prolina
  • Serina
  • Tirosina

Las enzimas contenidas en la composición de la hoja de sábila:

Las enzimas son proteínas que actúan como catalizadores biológicos de alta especifidad y que actúan en las reacciones bioquímicas del organismo. En especial las enzimas oxidantes, que posee el áloe en su composición ayudan a la descomposición de elementos básicos; estas son:

  • Fosfatasa ácida / Amilasa
  • Bradiquinasa: Funciona como analgésico y antiinflamatorio, estimula las defensas del sistema inmunológico central.
  • Catalasa: Inhibe e impide la concentración existente de agua oxigenada en los tejidos.
  • Celulasa: Ayuda en la digestión de la celulosa.
  • Creatinin – fosfoquinasa: Es una enzima del músculo.
  • Lipasa: Ayuda al sistema digestivo.
  • Nucleotidasa
  • Fosfatasa alcalina
  • Proteasa: Hidroliza a las proteínas en sus elementos constituyentes.

Además de esta composición de la sábila, también se encuentran el ácido salicílico, el ácido crisofánico y los aceites volátiles, entre otros compuestos de interés.

Aunque estos son los compuestos que permanecen en la sábila común, se ha dejado en evidencia la existencia de muchos otros que están en estudio y que pueden ser de interés en los tratamientos médicos en donde se involucre esta planta.

Usos de la sábila

La sábila puede ser utilizada de distintas maneras, a lo largo de la historia ha sido variado su consumo, que puede ir desde la aplicación externa en la mayoría de los casos e ingesta directa por medio de batidos o acompañantes de algunos alimentos, además de jarabes y capsulas con fines medicinales.

Por lo general, el uso externo de la sábila se debe a las propiedades homeostáticas que la pulpa de la hoja posee, es decir, que detiene rápidamente las hemorragias en caso de sufrir tales, y que tiene efectos analgésicos en la piel que alivia los dolores que pueden presentarse en caso de quemaduras o lesiones.

Usos externos del áloe

usos externos de la sabila

El áloe vera, la planta medicinal comúnmente denominada en las regiones del trópico como sábila, está a la disposición inmediata de cualquier persona que la mantenga en su jardín o en lo posible opte por algún cultivar de esta especie.

Sin embargo, la preparación de la misma no es un tanto sencilla, en el momento que se requiera con urgencia, de ser requerida debe cortarse la hoja, evitando alguna punción por parte de las espinas que tiene alrededor de la misma, limpiarla o pelarla para obtener la pulpa o lo comúnmente se denomina cristales de sábila.

La aplicación de la misma puede hacerse por vías de cataplasma o colocar la pulpa que se extrajo directamente sobre la piel afectada; sin embargo existen variaciones para la aplicación externa de la sábila que pueden ser en geles que contienen un 98% de la pulpa conservada o por medio de punciones subcutáneas.

La aplicación externa de la sábila puede variar dependiendo del patrón cultural en el cual se aplique, muchas de las personas que apelan por esta hierba medicinal, prefieren variar algunos patrones antes de su aplicación, como por ejemplo su temperatura o combinarlas con otro tipo de hierbas para aliviar las lesiones.

Uso interno de la sábila

uso interno de la sabila

El consumo del áloe vera o sub especie perteneciente, pero con arraigo medicinal que entre dentro de la conjetura regional de sábila, puede digerirse con facilidad con supervisión de los expertos en medicina herbaria.

La ingesta del áloe, puede favorecer al organismo desde muchos ámbitos, cabe aclarar que se consume es el gel interno de la hoja, no la hoja directa porque si puede intoxicar al consumidor; cuando se beben los cristales de esta planta, sirve como un excelente complemento alimenticio por la cantidad de compuestos.

La composición de las numerosas vitaminas, lo hace un perfecto enriquecedor de cualquier bebida, además de ser una hierba rica en oligoelementos. Los beneficios del uso interno de la sábila van desde:

  • Cicatrización interna
  • Desinfección
  • Favorece grandemente al sistema digestivo
  • Ayuda en el riego sanguíneo
  • Favorece la circulación linfática
  • Beneficiosa para las funciones renales, biliares y hepáticas.
  • Disminuye los dolores asociados con las articulaciones, artríticos y reumáticos.
  • Energizante natural.

Es decir que el consumo eficiente del áloe, ayuda a mejorar gradualmente la salud en el cuerpo humano, si además de ser un componente de uso externo se ingiere frecuentemente.

Usos para afecciones específicas

El uso de la sábila puede variar dependiendo de las afecciones específicas que se puedan presentar en el organismo. Y según cada patología o lesión se pueden aplicar en distintas maneras, es decir que pueden variar los factores externos, y las condiciones de aplicación para tener un efecto mucho más inmediato.

Alergias

sabila para las alergias

En el caso de padecer alergias que se manifiesten en la piel, bien sea por la picadura de algún patógeno indeseado o de algún material que produzca reacciones alérgicas a la piel, se puede aplicar la pulpa (cristales de sábila), directamente en la zona afectada y debido a las propiedades de esta aliviarlo.

El efecto analgésico del parénquima de la hoja de la sábila, como se describió anteriormente, tiene componentes activos de efecto analgésico y debido a su permeabilidad mucho más eficiente que el agua en la piel, pueden sentirse sus efectos de forma inmediata.

Artritis

Cuando se sufre de dolores de origen artrítico o del tipo reumático, además de si se está en terapias contra los dolores de espaldas y otras afecciones similares. Los expertos en la materia recomiendan el uso del aloe en baños.

Es decir que para preparar un balo de áloe se requiere de la preparación previa de la infusión de los cristales en agua caliente y luego se puede incorporar en la ducha o en una tina. Además de esto se puede aplicar el áloe en forma de geles y cremas o ungüentos a base de este ingrediente para aliviar los dolores.

Aparato digestivo

La pulpa del áloe protege al cuerpo internamente de la aparición de úlceras gástricas, además de eliminar las afecciones que limitan y eliminan las dificultades al digerir los alimentos. Favorece el tránsito intestinal y protege la flora bacteriana inherente del aparato digestivo.

Infecciones de hígado

sabila para el higado

En el tratamiento concerniente a las enfermedades hepáticas, siempre se recomienda la ingesta del extracto o gel de la sábila en bebidas o acompañantes refrescantes, este actúa como un gran remedio en el hígado por los componentes que posee.

Es altamente recomendado en la aparición o evita la cirrosis hepática. En pacientes alcohólicos resulta ser un estabilizante necesario para evitar las alteraciones producidas por el exceso de alcohol en el organismo.

Quemaduras

Sea cual sea el origen de la quemadura que se puede presentar en la piel, el uso de la sábila ante esta afección resulta ser de gran importancia, ya que su efecto alivia de manera inmediata el dolor que se presente.

Según los registros del centro de grandes quemaduras en chicago, es la sábila un reparador efectivo de los tejidos que resultan delas quemaduras por irradiación, lo que lo hace un ingrediente medicinal en este tipo de lesiones.

Es entonces el aloe vera, o sábila común uno de los ingredientes indispensables en el tratamiento de quemaduras, por su efecto analgésico inmediato, rehidratante y además de esto su efecto en la reparación y restauración de tejidos, además de todo lo descrito impide las infecciones que pueda ocasionar la quemadura.

sabila para las quemaduras

Uso de la sábila en la dermatología y la cosmetología

En los distintos campos de la medicina, es el más privilegiado y uno de los que mayor acción tiene la sábila, ya que es eficaz en la restauración de las células dérmicas y puede tratar anomalías directas de la piel, como lo son:

  • La seborrea
  • El herpes
  • El acné
  • La psoriasis
  • Eczemas y la micosis.
  • Herpes febriles

Entre otras patologías relacionadas con la piel, esto se debe al contenido de aloína que posee que tiene un efecto restaurador en las células de la piel, y además de su fácil penetración en los tejidos lo que aumenta la eficacia en el tratamiento.

En el área cosmetológica es altamente valorado por su contenido de vitaminas y minerales y por su efecto astringente, además de ser humectante y favorece la elasticidad en la piel, eliminando arrugas, acné irritaciones y erupciones en la piel. Aunque su uso debe ser controlado, es muy eficiente en el tratamiento dérmico.

El áloe tiene la propiedad de proteger la piel de los efectos contaminantes propios que se produce debido a la contaminación del aire de las quemaduras por la radiación solar, entre otras afecciones propias de la exposición del rostro y la piel en general al exterior.

Las enzimas que se encuentran en la composición de la sábila son proteolíticas, es decir que contribuyen a la eliminación de las células muertas que quedan alojadas en la piel y son estimulantes de la división celular, es decir que ayudan a la reparación de tejido sobretodo en pieles pesadas y cansadas.

¿Cómo consumir la sábila?

La sábila o el aloe vera (áloe común), puede consumirse como ya se trató en apartados anteriores, de manera externa con el uso de ungüentos y cremas, además de su uso directo extrayendo el parénquima de la hoja de la sábila y colocándolo sobre la lesión.

En el caso del consumo interno, es decir por ingesta se puede realizar por medio de las infusiones o acompañantes del té, o en acompañantes de jugos o bebidas frías, también se puede consumir como una bebida licuada del parénquima o gel únicamente.

Lo importante de conocer de la sábila a la hora de consumirlo, es que se debe consumir es el gel translucido que se encuentra dentro de la hoja que ha sido pelada y lavada.

consumir sabila

Si se consume directamente, la capa o cutícula externa que se compone hasta el tejido de células pericíclicas de color amarillo, se obtiene un sabor amargo desagradable y el exceso de esta sustancia viscosa es estimulante diarreico y puede originar otros efectos secundarios.

Contraindicaciones en el consumo de la sábila

La sábila tiene pocas contraindicaciones en su consumo, sin embargo deben cuidarse los pacientes de diabetes de un consumo excesivo ya que puede disminuir en grandes cantidades la glucosa del organismo y puede ser contraindicativo.

Además de esto, la mala ingesta de la sábila puede traer al organismo diarreas y anomalías al sistema gástrico que puede desatarse en un desorden en la evacuación y absorción de nutrientes.

Lo que se recomienda, es que si es paciente, o en el caso de mujeres embarazadas y se inician tratamientos de ingestión del áloe se consulte al médico para que no existan efectos secundarios o adversos ante el tratamiento de alguna anomalía con la sábila, ya que esta planta es astringente además.

En el caso particular de las mujeres embarazadas, la sábila por poseer antraquinonas, puede inducir un efecto abortivo en estas, ya que las antraquinonas tienden a endurecer los músculos lisos de la matriz y con esto el aborto.

En lo que se refiere al uso externo de los cristales de sábila, se recomienda no excederse en el trato con la piel, ya que puede generar enrojecimiento o picazón luego de una aplicación extendida. Se recomienda que si aparecen este tipo de anomalías se suspenda su uso por un tiempo y se consulte a un dermatólogo.

La sábila es un ingrediente comprobado históricamente y científicamente como un fitotratante en diversas patologías médicas, sin embargo su uso debe ser supervisado por los expertos en el área de la salud evitando así efectos contraindicativos propios de la automedicación.

¿Cómo se prepara la sábila?

La manera de consumir la sábila ha sido amplia a lo largo de la historia, sin embargo, como ya se estudió en puntos anteriores, el áloe puede ser aprovechado de múltiples formas, siendo estas de uso externo e interno (ingestión del extracto del áloe) para un mejor aprovechamiento y uso medicinal.

A continuación se estudiarán algunas de las preparaciones con sábila que pueden prepararse desde la casa, con ingredientes sencillos para su aprovechamiento y acompañamiento en aras de mejorar su ingesta o intensificar sus efectos benéficos en el organismo.

Cabe aclarar que las preparaciones que se presentan, se clasifican según el tipo de malestar o tratamiento que requiera del uso del áloe, bien sea de forma externa o interna:

Micosis, eczemas y otras afecciones de la piel

sabila para la piel

En este caso se recomienda el uso del gel puro del áloe luego de ser picada la hoja y pelada, para que así quede únicamente el cristal, se puede licuar este gel y aplicar de forma directa en la piel afectada con fricción. También se puede aprovechar cualquier ungüento que tenga en su composición más de un 90%.

Otro de los usos más comunes del áloe para las afecciones de la piel es en la preparación de baños de áloe en donde se prepara una infusión del áloe que posteriormente puede acompañar un buen baño con agua caliente en la tina o bañera.

Para el caso de ampollas

Se puede utilizar el gel previamente pelado, limpio y recomendablemente un poco frío, si en estos casos se presenta una ampolla la cual ha sido reventada se deberá limpiar la zona y desinfectarla antes de colocar el áloe. Se recomienda que se oxigene antes de su aplicación y cubrir la misma con gasa.

En el caso de la formación de una ampolla, se recomienda que con una jeringuilla o con una aguja previamente esterilizada se llene de gel la ampolla y se tape con una gasa.

Cabe destacar que la efectividad del áloe para actuar en la piel es casi inmediata y los efectos pueden observarse transcurrida la noche luego de aplicarse el tratamiento.

Tensiones nerviosas, ansiedad y estrés

Para las personas que llevan una vida bajo mucha presión, se recomienda la ingesta o uso interno de la sábila, de manera frecuente, un licuado que acompañe el jugo con la pulpa fresca del áloe es una excelente forma de prestarle bienestar al organismo. Además de ser un componente altamente nutritivo para el día a día.

También puede ingerirse en forma de licor, preferiblemente antes de cada comida, lo que dará la energía suficiente para enfrentar las presiones cotidianas.

La sábila como cuidado bucal

sabila para el cuidado bucal

En caso de presentar encías sensibles, que sangran o algún tipo de herida de índole bucal, se recomienda mezclar el cristal pelado y limpio de la sábila con un poco de miel para aligerar el sabor y untarlo con un cepillo de cerdas suaves.

 Como cuidado para los ojos

En aquellos casos en los que la vista se siente cansada o hay enrojecimiento de los ojos causados por irritabilidad lo más recomendable es utilizar colirio de extracto de sábila o áloe, esto producirá un efecto inmediato en los mismo inhibiendo el efecto de cansancio en la vista.

Torceduras, dolores musculares o tendinitis

En este tipo de casos lo más recomendable para el aprovechamiento del áloe es primero aplicarse hielo o bajas temperaturas en la región afectada y luego aplicarse el gel del áloe en forma de cataplasma directamente sobre la zona.

Es muy común ver en deportistas que dejan enfriar con un poco de agua el gel de la sábila hasta que este se congela y luego de lo aplican con ayuda de un recipiente en forma de desodorante en gel hasta que el efecto del áloe y la temperatura surten efecto.

sabila para las torceduras

¿Para qué sirve la sábila tomada?

El áloe o sábila común cuando se consume de manera interna, es decir cuando es ingerida en el organismo puede tener consigo múltiples beneficios a la salud, aunque también se han registrados algunos efecto secundarios. En este segmento del estudio se enfocará en las propiedades que tiene la sábila al ingerirse.

Lo primero es que por efectos de una buena ingesta se debe consumir el cristal de la sábila pelado y limpio, ya que la sustancia de color amarillento o rojizo que esta exuda al ser cortada trae consigo muchos efectos que son laxantes y puede ocasionar un desorden del tracto digestivo a mediano y largo plazo.

Sin embargo al consumir el gel o cristal de la sábila, es bueno conocer que este ayuda gradualmente a eliminar las ulceras gastrointestinales y cualquier anomalía que tenga el sistema digestivo, favoreciendo al desarrollo de la flora bacteriana gastrointestinal y uno de los efectos más valorados es su poder depurativo.

Este uso depurativo que tiene el áloe es benéfico, ya que ayuda en la eliminación de toxinas y la planta en si misma ayuda a la alcalinización corporal, es decir que después que se ha consumido un alimento muy ácido la planta ayudará a establecer los patrones de pH normales en el sistema gástrico.

Se han mostrados registros científicos en los que se comprobó el efecto de la sábila en pacientes con cáncer de colón y que los ayudaron a sobreponerse ante esta anomalía. Además de esto el consumo interno de la sábila ayuda a evitar este tipo de enfermedades, además de fortalecer el sistema inmunológico.

Son infinidades de beneficios que la sábila aporta al cuerpo desde su ingestión entre estos beneficios se tiene la mejora de la circulación sanguínea, reducción de la presión y del colesterol, además de poseer elementos que favorecen en la oxigenación de la sangre.

El áloe también ha sido considerado como un importante suplemento por las cantidades de aminoácidos libres y proteínas que posee, pero esto trae como consecuencia la reducción gradual de peso ya que trata en varias formas la eliminación de las toxinas en el organismo.

Propiedades de la sábila en la piel

El uso externo de la sábila es el más extendido y popular de todos, puesto que sus efectos sobre la piel son casi e inmediatos luego de que este es aplicado, si bien es cierto para afecciones tales como el acné y la micosis deberá someterse a tratamientos rutinarios durante varias semanas.

Sin embargo el uso externo de la sábila es el más frecuente ya que puede darse con el gel del áloe, aplicado directamente sobre la piel, los polvos o talcos de áloe o extractos o ungüentos que se aplican frotando contra la piel a la que se desea tratar.

propiedades de la sabila

Los beneficios que tiene la sábila sobre la piel son innumerables, por sus componentes que conforman el parénquima del áloe, se pueden encontrar con rehidratantes y compuestos que ayudan con la elasticidad de la piel, lo que lo hace un ingrediente efectivo en casos de rejuvenecimiento en la piel.

Es de mucha importancia la cantidad de vitaminas que posee la sábila, ya que estas ayudan a tonificar la piel y le confieren propiedades que la hacen lucir más saludable. También tiene propiedades protectoras que eliminan las células muertas y restauran el tejido dañado.

A continuación se señalan distintos efectos que tiene la sábila sobre la piel, lo que lo hace un ingrediente de importancia y utilidad para el área dermatológica:

  • Efecto hidratante: que viene dado por la lignina que posee la sábila, además de su capacidad de penetrar rápidamente sobre los tejidos de la piel, la alta composición de agua que posee naturalmente el gel y la presencia de polisacáridos como efecto protector, mantiene la piel hidratada
  • Acción rejuvenecedora: El aloe vera tiene la propiedad natural de estimular las fibras de colágeno en la piel, además de la elastina, esto permite la eliminación de las arrugas y de las líneas de expresión que se atenúan a medida de que la piel se envejece y se torna dura.
  • Astringente natural: Evita que la piel se hinche y además de esto en el momento que se ha producido alguna lesión en esta es capaz de cicatrizar y eliminar las huellas que pueda dejar dicha lesión. Además de esto sirve para la eliminación de toxinas y otros beneficios como la purificación.
  • Efecto bactericida: Esta propiedad bactericida es uno de los más importantes en el tratamiento contra el acné, ya que por la acumulación de bacterias en los poros es el origen de estos funículos molestos que deterioran en su mayoría al cutis. Además sirve también como antifúngico.

Los contenidos de nutrientes y vitaminas propios de la composición del gel de la sábila ayudan a tonificar la piel y hacen que esta luzca verdaderamente limpia y tonificada, ayuda con la eliminación de cicatrices y marcas que puedan producirse y es un excelente ingrediente en el área cosmetológica.

¿Para qué sirve la sábila en la cara?

El uso de la sábila en el cutis, específicamente como tratamiento para distintas lesiones que puedan presentarse en la zona de la cara, es de gran importancia si se quieren eliminar las marcas que estás lesiones producen, además de otros beneficios que esta tiene en esta región de la piel.

La aplicación de los tratamientos externos en la región de la cara con el gel de la sábila, deben ser previamente consultados con un experto en la materia, ya que a distintos tipos de piel, se puede reaccionar de forma perjudicial trayendo consigo efectos contraindicativos de la planta.

Pero en el ámbito de favorecer al buen cutis, se ha comprobado que el uso de la sábila sobre este ayuda con el rejuvenecimiento, tiene efectos restauradores en lo que concierne la frecuente exposición al sol y ayuda a disminuir las manchas por el efecto hidratante y aclarador de la cara que posee el gel del aloe vera.

Son propiedades como, el efecto antibiótico y bactericida, además de su efecto hidratante los que destacan del áloe en su uso cosmético, todo esto ayuda en el mantenimiento de una piel sana y limpia lo que resulta necesario para mantenerla libre de acné y sea menos propensa a sufrir lesiones o posteriores infecciones.

Uso de la sábila en la piel

Como ya se mencionó en apartados anteriores, la popularidad del uso externo del áloe ha tenido un auge en el tratamiento dérmico, es por esto, que la preparación del gel del áloe en forma de mascarillas para ser aplicado en la piel es uno de los métodos más utilizados en la región de la cara.

Puede realizarse de forma directa, pero es de aclarar que en el uso de los cristales deben estar previamente limpios y pelados, ya que la capa protectora amarilla o rojiza que exuda el áloe puede contraer manchas perjudiciales en la piel. Además de esto se recomienda que el tratamiento sobre la cara se realice en la noche.

¿Para qué sirve la sábila en el cabello?

sabila para el cabello

Las propiedades de la sábila sobre el cuero cabelludo y el cabello directamente, provienen de su composición química, ya que esta planta posee una composición similar a la queratina, proteína fundamental en el cuidado y tratado del cabello.

Además de las propiedades nutritivas por su alto valor vitamínico y de aminoácidos que posee ayudan en el mantenimiento de un cabello sano y protegido.

La sábila tiene la peculiaridad de eliminar el exceso de grasa que pueda permanecer en el cabello y de restaurar el cabello que ha sido maltratado debido a los distintos tratamientos a los cuales ha sido sometido. El uso de la sábila puede variar entre champús o acondicionadores que se apliquen directamente.

Además del uso de mascarillas para el cabello que pueden resultar de importancia a la hora de tratar con un cabello reseco, ya que el uso de la sábila trae consigo rehidratación sobre el mismo.

La sábila sirve para adelgazar

Dentro de los innumerables beneficios que tiene la sábila en el cuerpo humano, se encuentra la de ser un agente reductor de la grasa corporal, es decir que ayuda a adelgazar ya que promueve el movimiento de la gras y además de esto tiene un efecto depurativo en el organismo que permite la eliminación de toxinas.

El compuesto que se encuentra dentro de la sábila y ayuda a la eliminación de la grasa es la aloína, el mismo de color amarillento que se manifiesta al cortar la hoja del áloe, pero que al ser consumido en exceso puede ser tóxico al organismo, y además de esto es el que le da el sabor amargo al cristal del áloe.

El efecto que tiene la aloína sobre el cuerpo es muy diverso, además de ayudar al sistema digestivo, tiene propiedades laxantes y quemadoras de grasa lo que permite la remoción de la grasa localizada. Claro está que el efecto que este pueda tener, también debe verse acompañado con una buena dieta.

Tips de consumo

Para mejorar el efecto adelgazante de la sábila, se recomienda que su consumo sea en ayunas y que la preparación doméstica de esta se realice cortando las hojas antiguas del áloe, dejándolas en remojo por unos minutos (para eliminar el exceso de aloína) y consumir los cristales pelados con limón o jugos.

Se recomienda quitar todo el exceso de la piel que recubre y da el color amarillento o rojizo al áloe ya que tiene una carga laxante bastante fuerte y puede llegar a ser toxico, además de tener un sabor realmente desagradable.

La sábila sirve para la caspa

sabila para la caspa

Lo importante para estos casos antiestéticos es conocer el origen del mismo, la caspa es el resultado de la irritación que ocurre en la piel, también llamada dermatitis seborreica y que ocurre por la falta de aseo del cuero cabelludo, además de esto puede originarse por la presencia de hongos.

Dejando claro el origen de lo que produce la caspa, es entonces donde entra en escena el áloe. El áloe, como ya se ha descrito anteriormente, tiene propiedades antibacterianas y antifúngico, es decir que ayuda con la eliminación de microorganismo que no favorecen a la piel.

Además de esto, posee un efecto restaurador de tejidos de la piel por lo que la producción de caspa por medio de las células muertas sería casi inexistente, rehidrata el cuero cabelludo eliminando la irritabilidad que se pueda ocasionar por la resequedad y mantiene a la piel de esa región libre de grasa.

Para una aplicación de áloe sobre el cuero cabelludo se recomienda el uso de geles de sábila en acompañamiento con el limón y aplicarlo, al menos una vez por mes, frotándolo en la cabeza. También es recomendable el uso frecuente de champú con extracto de áloe, lo que mantendrá el cabello sano y limpio.

Es importante destacar, que la combinación de ingredientes como el limón y el áloe tienen un mayor efecto en la eliminación de microorganismos indeseables en el cuero cabelludo y por ende una menos producción de caspa a corto plazo.

La sábila sirve para la caída del cabello

Por las cantidad de fito-nutrientes que posee el áloe tales como las vitaminas A, E y B, y además por el contenido enzimático que ayuda en las funciones metabólicas de las células, todo esto, resulta de importancia a la hora de combatir la alopecia.

La caída del cabello descontrolado y sin motivo puede darse por efecto de que las células que se encuentran en los folículos del cabello, se encuentran obstruidas, es por ello que el áloe con su carga abundante de enzimas permite la liberación de estos dejando que el cabello crezca nuevamente.

La sábila es un ingrediente que revitaliza y rejuvenece la piel, esto también sucede con el cuero cabelludo, permitiendo así que se reponga la capilaridad. Para aplicárselo basta con champús o la aplicación directa del extracto del gel del áloe sobre la región afectada y los resultados serán casi inmediatos.

La sábila sirve para el acné

sabila para el acne

Como uno de los ingredientes más aceptados en la cosmetología y acción contra el acné, se encuentra la sábila como uno de los primordiales en atacar esta anomalía en el cutis de las personas.

Debido a la diversidad de compuestos que posee la sábila en su composición, se hace una planta rica para tratas con la piel, bien sea por la cantidad de vitaminas que posee en su composición lo que permite que las células que conforma el tejido de la piel se nutran de forma eficiente para mantenerse.

El efecto hidratante que tiene el áloe sobre el organismo, también permite mantener las células limpias y en buenas condiciones para inhibir la aparición de los funículos que originan el acné.

Está científicamente demostrado que mucho del acné desarrollado en el organismo proviene de una piel endurecida en donde los poros tienden a endurecerse y de este modo mejorar la acumulación de sebo en estos produciendo así los pequeños granos que dan origen a la patología.

Es por ello que la propiedad que posee el áloe de generar una mayor elasticidad en la piel, gracias a su contenido mucilaginoso, es decir de la baba que se desprende del parénquima o cristal del áloe es necesario para combatir estos efectos y mantener una piel elástica y libre de acné.

Los compuestos llamados saponinas y fitoesteroles son benéficos en su mayoría para mantener la salud en la piel, el primero de estos compuestos ayuda a mantener una piel sana y libre de bacterias, ya que es bactericida y esto elimina en gran cantidad el acné que se produce por acumulación de bacterias externas.

Los fitoesteroles son sustancias que ayudan a combatir la inflamación que se ha producido debido al efecto de la acumulación de la grasa en el organismo, es un compuesto que se utiliza en gran medida en la cosmetología y la dermatología. Cabe destacar que muchos de estos compuestos del áloe son antioxidantes.

La sábila sirve para la gastritis

sabila para la gastritis

La ingesta en ayunas preferiblemente de la sábila es uno de los aportes que esta planta puede propiciarle al organismo a niveles del sistema gástrico, es decir que favorece la circulación de los nutrientes en el organismo y de su posterior absorción.

Pero no solo eso debido a los compuestos como el ácido fólico, y otros como vitaminas y minerales que ayudan a proteger al sistema gástrico evitando así la gastritis, además de esto la sábila es un potente analgésico y antiinflamatorio y ayuda al desarrollo de los microorganismos benéficos dentro del cuerpo.

La forma en la que se puede ingerir la sábila para combatir la gastritis puede ser con miel, previo a la extracción de los cristales que se encuentran en las hojas maduradas y que han sido sometidas a enjuague con agua natural para eliminar gran parte de la aloína presente que es laxante y astringente.

Los efectos que puede tener el áloe sobre las células que conforman el tejido gástrico pueden ser inmediatos, trayendo consigo un alivio y sensación de frescura al estómago mientras esta va reparando las lesiones sufridas en el sistema.

La sábila sirve para la tos

Para eliminar el molesto síntoma de la tos seca, se recomienda el uso de la sábila como expectorante, ya que esta tiene la propiedad de suavizar los tejidos y con esta propiedad ayuda a suavizar los tejidos del tracto respiratorio pudiendo así mejorar las condiciones y eliminar la tos.

La ingesta de los cristales del áloe en compañía de otros ingredientes, tales como el limón y/o miel, que también son grandes expectorantes alivia de forma gradual la sensación molesta de la tos a su vez que puede curar cualquier irritación propia que surja como consecuencia de la misma.

El uso de la sábila para la tos se ha convertido en uno de los remedios más populares de uso doméstico. Sin embargo se recomienda remojar los cristales del áloe, ya como se ha venido mencionando, para eliminar su sabor amargo. Además de suspender y alternar su uso para que el cuerpo no se adapte a este ingrediente

La sábila sirve para las manchas

sabila para las manchas

Debido a su propiedad de restaurador de tejidos el áloe, se ha hecho de gran popularidad en el tratado de las manchas de la piel. Su efecto es provisto por el parénquima que conforma la estructura de la hoja que tiene compuestos que tienden a aclarar la piel.

Además de los nutrientes que le puede suministrar a las células, ya vivas, y la posterior eliminación de las células muertas que se mantienen en la superficie. El mucilago de esta planta también favorece en lo que sería la elasticidad de la capa superficial, lo que ayuda una remoción mucho mayor de alguna mancha.

El efecto restaurador, debido también a su contenido proteico, es la cualidad de galardón de esta hierba, por lo que se ha tomado como número uno en la cosmetología y un fitotratante en el área de la dermatología moderna.

La sábila sirve para las quemaduras

La sábila se utiliza como un tratante inmediato en casos de quemaduras, debido al efecto de rápida absorción que esta tiene sobre los tejidos y que es eficaz en el tratamiento de quemaduras.

sabila para las quemaduras

Pero como se menciona en apartados anteriores, surgen distintos tipos de orígenes en cuanto a las quemaduras sobre la piel y el organismo en general, que puede provenir de la radiación de las temperaturas u otras sustancias que son corrosivas.

Para tratar una quemadura con sábila se necesita aplicar el cristal pelado y limpio sobre la herida que ha sido aseada previamente en caso de algunas sustancias. Y aplicar de forma directa y esperar que actúe.

El áloe evita la infección de la quemadura por su efecto antifúngico y antibacteriano natural, pero a su vez va restaurando los tejidos al mismo tiempo que actúa como un analgésico para evitar el dolor. Es eficaz en tratar quemaduras que se originan por radiación.

Temas relacionados
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.