La Metformina ¿Para qué sirve? Usos, Funcionamiento y Tipos de Metformina

¡Comparte con amor!
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Shares

La metformina es un medicamento que posee 3 diferentes usos, los cuales lo convierten en uno de los medicamentos más importantes al momento de recetar en los mismos.

Es muy importante como solución a los tratamientos aplicados para los usos de la diabetes, para las embarazadas, y también como un buen medicamento que ayuda a adelgazar.

Los profesionales que se dedica a recetar dichos medicamentos para sus diferentes tratamientos en los pacientes lo recomiendan porque ha brindado excelentes resultados en sus aplicaciones, siendo un recurso económico y presente en los tratamientos de mayor calidad.

Dependiendo del uso que se le dé a la metformina, se puede decir que existen diversas cualidades que lo hace apto para ser recetado, y brindar resultados exitosos. Difiere de otros posibles tratamientos por las características que se mencionan a continuación en la redacción.

Dicho medicamento también es muy benéfico o importante porque representa una gran ventaja para aquellos que se lo administran, que es que no produce hipoglucemia.

La metformina para bajar de peso

La metformina es un medicamento muy popular en el mundo del adelgazamiento, ya que muchas veces cuando las personas manifiestan deseos de adelgazar o bajar de peso, es probable que le recomienden adelgazar por medio de dicho medicamento.

El medicamento es especial ya que ha sido probado entre los diabéticos, los cuales han llegado a extender su uso para aquellas personas que desean adelgazar y rebajar de alguna forma rápida pero segura a la vez.

Se han realizado numerosos estudios entre diferentes profesionales del campo, para así poder saber el alcance que tiene dicho medicamento como un agente adelgazante eficiente, llegando a ser recomendado para ser utilizado como parte de un tratamiento observado por un profesional.

A las personas con obesidad tienden a recomendarles este medicamento, por donde pueden llegar a hacer un tratamiento profesional para así poder adelgazar, combatiendo así los efectos que causan que las personas con obesidad adquieran dicho sobrepeso.

¿Cuál es el funcionamiento de la metformina para adelgazar?

La metformina en este campo, al igual que en los otros, ofrece su funcionamiento y ventajas que hace que sea muy recomendado por los especialistas, donde estas razones se pueden marcar detalladamente.

 

  • La metformina es un medicamento que sirve para poder reducir y controlar los niveles que existen de ingesta de azúcares en la sangre, disminuyendo así el apetito de la persona, y por lo tanto, se comerá con menos ansiedad.
  • La mayoría de los especialistas recomiendan una pastilla de metformina para poder regular la dieta diaria, y que el paciente no caiga de nuevo en el proceso de la obesidad.
  • Por supuesto, la metformina cuando es recomendada debe indicar una dieta idónea para el paciente, en donde se eliminen ciertos elementos como los refrescos y la repostería. Aparte de consumir agua constantemente, para que dicha pastilla sea efectiva.
  • Debido al tratamiento pueden haber ciertos efectos secundarios que afectan el progreso del paciente.

De  hecho, se recomienda que se replantee el tratamiento con metformina en el momento que ocurran mareos o bajas en el mismo, así se evita la descompensación por la administración de las pastillas por medio de azúcares.

Temas relacionados

 

¿Qué tan eficaz es la metformina?

Este medicamento cuando es prescrito se tiene una buena certeza de que causará buenos efectos en el paciente. Sin embargo, existen otros factores que pueden definir la eficiencia de dicho medicamento dependiendo de los cuidados que se realicen.

La metformina te puede permitir perder peso, ya que las ganas de consumir ciertos antojos van a disminuir al momento de administrarlo. Dicho medicamento tiene la finalidad de hacer que el paciente coma mejor, haciendo que las ingestas se asimilen mejor, y por lo tanto, los azúcares también.

Según la mayoría de los tratamientos, la idea con la metformina es que se tome hasta llegar al peso deseado, sin embargo, muchos han observado resultados apenas lo han consumido en los primeros días.

Otro beneficio que se puede sacar de dicho medicamento, es que el famoso efecto rebote no acontece cuando esta es dejada de consumir, como ocurre con muchas otras dietas, además de que puede ser consumido en el tiempo que se desee o sea necesario.

Sin embargo, no es recomendable tomar dicha pastilla si no se tiene una prescripción o tratamiento recetado, ya que, a pesar de que rara vez se presenten efectos secundarios por el consumo del mismo, es posible que la persona sufra de ciertos malestares estomacales, dolores, náuseas, gastritis, vómitos, o cualquier otro.

Esto puede ocurrir cuando la persona se sobrepasa en su administración

La metformina es una excelente opción para aquellos pacientes que sufren de hiperglicemia, haciendo que los pacientes posean un mejor control con su obesidad, los cuales sufren de hiperglicemia, y además disminuye el riesgo de padecer alguna complicación cardiovascular en el organismo.

La metformina para las mujeres embarazadas

Para el campo de las mujeres embarazadas, la metformina posee sus ventajas al igual que para bajar de peso, ya que este medicamento es un excelente antihiperglucemiante que se administra por vía oral, ya que aumenta la sensibilidad ante la insulina.

La metformina es un medicamento muy recomendado por los profesionales para aquellas mujeres que no desean abortar, o para prevenir abortos repentinos. Aparte de esto, sirve para controlar la diabetes gestacional y la pre eclampsia. Incluso, la potencia del medicamento se radica en que el hijo no sufrirá sobrepeso por herencia.

Al igual que con cualquier medicamento, es recomendable que se pida una receta, prescripción o indicaciones de cómo administrarse dichas pastillas, ya que estas, al consultar con el ginecólogo, pueden evitar futuros problemas al bebé.

La metformina es un excelente recurso a ser tomado en cuenta cuando se está embarazada, ya que el mismo medicamento reduce los riesgos que se pueden llegar a tener en el momento del parto, ya que este estabiliza los niveles de azúcar en el organismo de la mujer, manteniéndolos a un nivel básico.

Dicho medicamento ayuda a disminuir los riesgos que se pueden tener en cuanto a los posibles defectos del bebé, además de otras complicaciones durante la gestación y el parto.

Se ha comprobado en diversos experimentos y evaluaciones que dicho medicamento no causa riesgos en el embarazo, siempre y cuando este se administre de forma responsable y cuidadosa.

La metformina para los diabéticos

Los profesionales cuando llegan a prescribir los tratamientos para sus pacientes diabéticos, llegan a tomar en cuenta la metformina como una de las mejores opciones, convirtiéndose en una de las opciones más  populares en estos últimos años.

De hecho, dicho medicamento ayuda a regular los niveles presentes de azúcar en la sangre, y aparte de ser recomendado tanto para el tratamiento en mujeres embarazadas como en pacientes que desean bajar de peso, también lo es para aquellos pacientes que sufren de diabetes.

Dichas pastillas son consideradas en este campo como una opción de buena calidad, además de ser recomendados por su precio, el cual es económico, para así reducir los niveles presentes de glucosa en la sangre.

Otra de las diferencias que manifiesta dicho tratamiento, es que los pacientes no llegan a sufrir de hipoglucemia.

¿En qué consiste el tratamiento con metformina para los diabéticos?

La metformina al ser prescrita, la mayoría de las veces tiene como patrón que no se recomienda consumir más de 2 gramos diarios de dicha pastilla, y que para evitar diversas reacciones que pueden ser adversas, se recomienda que aquellos pacientes que lo consuman todos los días, que la consumen en bajas dosis.

También es usual encontrar en las recetas que dicho medicamento se administre durante cada comida preferiblemente.

¿Cuál es el funcionamiento de la metformina para los diabéticos?

Una vez que dicha pastilla es administrada, se pueden destacar algunos pasos o lineamientos que el medicamento realiza en el organismo.

Cuando este se administra por vía oral, el intestino delgado del sistema digestivo va a absorber un 70% de la dosis, para que así se conserve entre unas 2 a 4 horas luego de su administración. Este punto es importante porque responde a que dichas pastillas deben consumirse entre cada comida, como se mencionó anteriormente.

Se debe decir que todos los tratamientos dependen del organismo de la persona, y que cada profesional sabría cómo recetar dicho medicamento.

Luego de que dicho medicamento haya sido absorbido por el área gastrointestinal, este se logra distribuir en los tejidos corporales periféricos presentes. Esto ocurre hasta un día o 2, en donde alcanza su estado estacionario.

La metformina no es metabolizada ni en el tracto gastrointestinal, ni tampoco en el hígado, así que se puede excretar sin ninguna clase de alteración, en este caso, del riñón.

Recomendaciones e intereses de la metformina

Dicho medicamento es uno de los productos más recomendados para los tratamientos anteriormente descritos, como se mencionó antes, posicionándose como el más importante en los últimos años.

La metformina ayuda a reducir los niveles de glucosa que se encuentran presentes en la sangre de forma elevada, haciéndolo una medicina adecuada para aquellos que desean rebajar y controlar la diabetes. Además de esto, no produce hipoglucemia, y puede ser recetado para varios tratamientos, como el de la insulina.

Entre otras consideraciones, se puede destacar que la metformina ayuda a reducir los niveles presentes de LDL, y de triglicéridos, los cuales se encuentran circulando en la sangre (ayudando a reducir el peso del paciente).

Desde hace algunos años, según estadísticas, tendencias, gráficos y diversos estudios, se determinó que la metformina se encuentra como el antiglicemiante oral más considerado como modelo de otros medicamentos del sector para inspirar nuevas fórmulas y avances.

Durante muchos años ha ido siendo aprobado por las diversas autoridades en los países del mundo, en donde se han realizado más pruebas y experimentos con dicho medicamento para determinar el alcance que posee la metformina en su punto máximo.

Entre los diversos experimentos se pueden destacar experimentos con personas diabéticas, las cuales han recibido excelentes resultados para poder bajar de peso y controlar sus niveles de azúcares.

Tipos de metformina en algunas partes del mundo

A pesar de que la metformina posee varios tipos y nombres, lo cierto es que todos poseen la misma fórmula, y dependiendo del país en el que se pueda encontrar, dicho medicamento ostenta un nombre diferente.

Por ejemplo, en México el medicamento recibe nombres como Dabex, Dimefor o Glucophage, en Venezuela son Glucofage, Glafornil, Glucaminol y Diaformina, en Perú Diabetil, Dimefor, Glucaminol, Glucophage y Metformina, o en Colombia Glucophage, Dimefor, Glucaminol, Metformina y Metsulina.

En Estados Unidos los nombres que puede recibir son Glucophage, Glucophage XR, Glumetza, Fortamet o Riomet. En otros países de Latinoamérica se pueden adquirir los medicamentos de metformina. Incluso, en más de un país un mismo nombre se puede repetir.

Según las estadísticas mundiales, este medicamento se encuentra posicionado como el tratamiento más recomendado para combatir tanto la diabetes, como el riesgo que se puede producir durante el embarazo y también para bajar de peso, siendo muy versátil, económico, popular y adaptable a la mayoría de las personas por sus necesidades.

Muchos profesionales lo prescriben en sus tratamientos, ayudando a reducir y prevenir las afecciones de sus pacientes, como lo puede ser el agravamiento de su diabetes, o que la persona siga aumentando de peso.

Se puede administrar tanto en niños como en adultos, los cuales presentan un funcionamiento renal óptimo y normal. Aparte de esto, se toma como una vía para evitar el ejercicio físico, administrándolo acorde a las dietas de los pacientes en donde la hiperglucemia no se puede controlar.

Diferentes dosis de la metformina

La metformina viene en 2 tipos de dosis o masas, ya que dependiendo de la cantidad de metformina que llegues a administrarte, este puede variar en cuanto a su tratamiento, presentación, y del tipo de pastilla, por lo que es importante prestar atención a la dosis que se le indica administrarse a cada paciente.

Recordemos que cada organismo es especial, y tiene procesos únicos para responder ante dichos tratamientos, por lo que hay que tener presente que una persona capaz no pueda consumir la misma dosis que lo hace otro paciente.

En la parte inicial o primaria del tratamiento, los profesionales y especialistas en su gran mayoría recomiendan la metformina de 500 mg, el cual es la dosis más popular o estándar de las 2.

De forma usual o general, dicha dosis se toma 2 o 3 veces al día por medio de un comprimido por cada administración, y esto es después de cada comida o entre comida, por lo que se discutió anteriormente de que es absorbido por el área gastrointestinal del sistema digestivo.

La otra dosis o la otra medida es la de 850 mg, que esta es algo más exclusiva o no tan tomada en cuenta como la de 500 mg.

Dosis de metformina de 500 mg

Es una pastilla que se administra por vía oral, el cual tiene una masa de 500 mg, y se recomienda en la mayoría de las veces que este se administre acompañado de 5 mL de agua, es decir, un pequeño vaso de agua, para disolverlo dentro del organismo.

Aunque cada tratamiento puede variar, dicho medicamento se recomienda ser administrado entre 2 a 3 veces por día, es decir, una pastilla por cada comida, el cual debe ser tomado precisamente entre cada comida siguiendo las indicaciones prescritas.

Dichas comidas recomendadas son por supuesto tanto el desayuno, como el almuerzo y luego por la cena.

Dependiendo del caso que se presente, es posible que el especialista recete a sus pacientes que deban pasar al tratamiento de la dosis de 850 mg, la cual es más fuerte que la dosis de 500 mg, claro está.

Dosis de metformina de 850 mg

En la gran mayoría de los casos, la dosis de 850 mg viene siendo la segunda opción, en vez de la primera, y es muy raro que los especialistas comienzan recomendando este mismo primero.

El tratamiento que viene con la dosis de 850 mg consiste en el mismo funcionamiento que en la dosis anterior, la cual es ser administrado de 2 a 3 veces por día entre cada comida, acompañado de 5 mL de agua, y una pastilla por cada administración, dependiendo de las prescripciones del médico.

Al igual que en el caso anterior, las 3 comidas serían el desayuno, el almuerzo y la cena, pero como este posee un rango de aplicación más amplio, los especialistas varían en cuál puede ser el momento más idóneo para administrar la dosis.

Sin embargo, muchas veces dicha dosis se exige solo ser administrada solo una vez al día, pero todo depende de los casos. Esta se aplica en aquellos pacientes que no han podido contener sus problemas con la dosis de 500 mg, por lo tanto, la dosis de 850 mg es más fuerte y recurrida como segunda opción.

Precios y presentaciones de la metformina

La metformina varía su precio dependiendo del país en el que se encuentre en términos de moneda, sin embargo, la metformina es conocida como una de las pastillas más baratas a nivel mundial y de las más comunes.

También es muy efectiva tanto para los tratamientos de los diabéticos, como para las mujeres embarazadas, así como también para aquellos que desean bajar de peso, haciéndolo la opción más adaptable para los diferentes tratamientos en el mundo.

Por supuesto, existen diferentes tipos de presentaciones, ya que bien este medicamento se divide tanto en 500 mg como en 850 mg, pero también pueden venir en 30, 60 o hasta 100 tabletas, dependiendo del país y del distribuidor.

Los precios también pueden variar dependiendo del lugar en el que se adquiera, pero dichas pastillas se pueden conseguir fácilmente tanto en farmacias, como en centros especializados en venta de medicamentos, o de forma online.

Efectos secundarios que posee la metformina

La metformina es un medicamento que se puede adquirir sin necesidad de poseer una receta médica (aunque, por supuesto, es recomendable hablar con un médico o especialista para poder tener un mejor control del tratamiento).

Por lo mismo, dicho medicamento es de bajo riesgo para el consumo humano, ya que son muy pocos los casos en donde se han registrado accidentes o malas reacciones de metformina en los tratamientos, sean prescritos o no.

Sin embargo, los efectos secundarios o contrarios que se pueden producir por el consumo del medicamento pueden ser aislados, es decir, que no son directamente del sistema digestivo, pero estos pueden causar problemas gastrointestinales también, claro.

Existe diversas reacciones negativas que se pueden esperar de la metformina, las cuales pueden ser la diarrea, el dolor estomacal, las náuseas, la gastritis, el vómito, o incluso hasta anorexia, y varias pueden ocurrir a la vez en el mismo caso.

Otras reacciones secundarias de la metformina

Dicho medicamento puede causar también problemas como la acidosis láctica, la cual se traduce en una tremenda sensibilidad o debilidad presente en forma de malestar general, la cual se asocia con la excesiva acumulación de ácido láctico en la sangre.

Este pequeño punto se aplica principalmente para los deportistas más que para otros tipos de tratamientos. Sin embargo, se debe decir que la metformina es un medicamento muy poco riesgoso, el cual puede ser administrado sin prescripción, y muy seguro.

Algunas opiniones sobre la metformina

La metformina es un medicamento que como se ha mencionado varias veces antes, es una excelente opción para los tratamientos, siendo la primera en consideración, porque se ha ganado una gran popularidad tanto para pacientes como para médicos.

Entre las diversas opciones que se pueden tener para ambos lados, se tiene que la mayoría de los tratamientos completados con metformina han sido con las dosis administradas de 500 mg, llegado a solventar efectivamente los diversos problemas que se han tenido.

Ayuda al sistema digestivo en una forma excelente, a la vez de controlar los problemas de glucosa que se encuentran presente en la sangre. Aparte de esto, los tratamientos con metformina pueden durar ciertos tiempos, pero generan resultados satisfactorios.

La mayoría de las opiniones asegura que una dieta adecuada más estas pastillas puede generar los mejores resultados, y es un tratamiento sencillo de seguir.

Temas relacionados
  •  
    2
    Shares
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.