¡OJO! El Trastorno por Déficit de Atención y los falsos positivos

¡Comparte con amor!
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Shares

El TDA o Trastorno por Déficit de Atención, presentado con o sin hiperactividad, es uno de los diagnósticos más comunes dentro de las clínicas infantiles. A pesar de esto, es importante que las personas tengan cuidado con los falsos positivos. Pues muchísimos niños han tenido que cumplir con medicaciones que ni siquiera necesitan.

Decir que un niño padece el Trastorno por Déficit de Atención cuando en realidad ni siquiera lo padece, es una de las cosas más peligrosas, incluso es peor que decir que tiene problemas de aprendizaje o dislexia.

El peligro de la situación radica en que mucho de los pequeños que han sido mal diagnosticados, terminan remitidos a unidades neurológicas o de salud mental, lugares en donde los medican sin siquiera precisarlo.

Trastorno de Déficit de Atención en clínicas

Diversas clínicas de psicológica infantil han advertido sobre los falsos diagnósticos, pues en su labor se encuentra el deber de velar por el bienestar de todos los niños del mundo.

Los centros de salud infantil aseguran que los niños con TDA poseen el lóbulo prefrontal en la parte de su cerebro que se encuentra dirigida por otras áreas cerebrales. Estas no está tan activas y no funcionan igual en todos los infantes.

Muchos psicólogos han defendido la necesidad que existe en el mundo de correctos diagnósticos. Así como también de un buen perfil de doctores y pruebas confiables con las que se puedan ofrecer resultados reales sobre si el niño padece de TDA, de algún otro problema de aprendizaje o si se encuentra en perfecto estado.

Es importante comentar que muchos de los diagnósticos se realizan con simples cuestionarios, pruebas que no posee la objetividad necesaria.

Por esta razón, los médicos actuales han llenado el mundo de pacientes mal diagnosticados. Y es que no es secreto para nadie que muchos niños pueden ser un poco impulsivos, movidos o despistados. Sin embargo, no significa que poseen algún tipo de trastorno.

Al realizar evaluaciones verdaderamente objetivas y un buen análisis de los casos, no es necesario evitar los falsos positivos, pues lo ideal es delimitar las pautas de intervención que los niños necesitan.

Según datos otorgados por psicólogos del mundo, la prevalencia es tan alta que en cada una de las clases existe un niño que padece de Trastorno por Déficit de Atención.

El TDA no presenta problemas de inteligencia

TDA

La edad ideal para detectar el Trastorno por Déficit de Atención es de seis años. Antes es sumamente difícil establece un diagnostico verdadero porque se considera que el lóbulo prefrontal y la función ejecutiva no han madurado lo suficiente.

Sin embargo, puede haber algunos niños que presenten ciertas razones antes de la edad indicada. En estos casos, es fundamental evaluar cada aspecto para trabajar inmediatamente. Pues en las primeras edades el cerebro posee mayor plasticidad.

En este sentido, es preciso comentar que los pequeños que presentan TDA no tienen un nivel de inteligencia menor al normal establecido. Generalmente, la inteligencia de un niño es igual a 100 y nunca está por debajo de 80. Estos valores son iguales a los de un niño con Trastorno por Déficit de Atención.

Este punto es sumamente importante porque todavía existen escuelas o personas comunes que considera que los niños con TDA presentan niveles intelectuales menores a los de los niños que no presentan ninguna condición.

Las dificultades que se presentan

Dificultades que presentan niños con TDA

Ahora bien, entre las dificultades que se pueden observar entre los niños con trastorno por déficit de atención, se encuentran las terribles pruebas de memoria de trabajo.

Estas se presentan cuando los niños deben trabajar mentalmente con la información que la maestra les sustenta. Allí es cuando se les presentan muchísimas dificultades.

Un buen ejemplo podría ser el siguiente, al pedirle a un niño con TDA que repita unos números, él los repetirá exactamente igual que los demás. Pero si insistes en que repita los números del 1 al 9 y después las letras de la “A” a la “Z”, podrás notar la gran diferencia.

Los niños con TDA también fallas en las tareas en las que deben procesar la información con velocidad. Esto se debe a que las practicas requieren atención selectiva, y ellos no manejan la memoria visual.

Basándonos en la información otorgada por diversos especialistas del mundo de la psicología, los niños con TDA presentan dificultades en los tres tipos de atención existes. Estos son:

  • Sostenida: esta se basa en el tiempo que pueden prestarle a una tarea específica.
  • Selectiva: es la capacidad que se posee para considerar lo que es relevante y omitir lo que no es.
  • Interferencia: en este caso se habla de la capacidad de evitar la distracción cuando existen muchísimos elementos externos, todo con el fin de mantener la atención en la tarea que se debe llevar a cabo. Este modelo de atención es el que aparece cuando tenemos en la cabeza el pensamiento de que se deben completar las tareas que se están haciendo.

Consecuencias

Consecuencias TDA

Es sumamente importante que las personas y los profesionales de la medicina comprendan que a los niños no les hará nada bien que los demás estén tratándolo de manera diferente por tener TDA.

Esto significa que no deben cambiar el trato por cualquier tipo de diagnóstico, pues ellos deben aprender a vivir en una sociedad que les permita la evolución y el buen desarrollo. Comprendiendo que, aunque existen cosas que les costarán demasiado, también existirán otras que será mucho más sencillas.

Los especialistas aseguran que es mucho mejor explicarle al niño con TDA lo que podría ser la vida normal. Sin embargo, se debe tener en cuenta que no es preciso decirle todo exactamente con etiquetas, pues la capacidad infantil podrían malinterpretarlo.

Es importante que entiendas que los niños merecen recibir una explicación detallada y positiva del trastorno que estén padeciendo; hazle sentir que te interesas por él y que deseas ayudarlo en su proceso de vida.

No te apartes de su camino y hazlo sentir amado. Al fin y al cabo, el Trastorno por Déficit de Atención no es una enfermedad, es solo una condición que puede tratarse y que no trae consigo ninguna complicación en la salud.

RelatedPost

  •  
    2
    Shares
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.